Thumlock

Thumlock

Hoy estamos de suerte.

Yo por lo menos, desde hace unos diez días desde que descubrí al grupo que os traigo hoy.

Y digo de suerte porque no es que sean precisamente unos jovencitos (bueno, jovencitos si que son) que acaben de sacar su primer disco, no, hoy os traigo un discazo editado nada más y nada menos en el año 2000, pero que servidor no sabía ni que existía.

¡Y lo tiene todo!, partes melódicas increíbles, voces perfectamente encajadas y entonadas con la atmósfera del disco, partes potentes como apisonadoras, oníricas y lisérgicas a más no poder. El mar de Tasmania, en Nueva Gales del Sur, más en concreto en Wollongong no sé que tendrá aparte de un nombre muy molón, pero me estoy planteando hacer lo posible por ir hasta allí a ver si se me pega algo; porque ¡qué discazo lectores y lectoras!.

La Odisea de la Esmeralda Líquida, abre bien, potente, rasgada y luego hace una de esas cosas que a mi tanto me gusta, el cantante desaparece durante unos diez minutos dejando a la banda hacer lo suyo (bueno, el cantante es guitarra también); nos dan lo nuestro con la liquidez de la piedra preciosa y luego vuelve al ataque para no abandonarnos hasta el final del disco.

Agarraos los machos, porque Ben, Raff, Wayne y Greg, es decir, Thumlock dicen tener estas influencias: “AC/DC, Rolling Stones, Mudhoney, Metallica, Pink Floyd, Budgie, Grand Funk, Hawkwind, Black Sabbath, Cream, Jimi Hendrix, Deep Purple, Hoss, Rose Tattoo, Led Zeppelin” vamos que no se puede pedir más. Y aunque las influencias están ahí, se nota mucho el manto stoner que le dan a toda su música.

El botón del Lunes:

Más psych imposible, ¿eh?.

Pues el disco es así de sobresaliente durante nueve canciones más.

No os puedo hablar de los trabajos anteriores de Thumlock, porque no me ha dado tiempo, Emerald Liquid Odyssey me ha atrapado y no me ha soltado aún así que estoy monopolizado musicalmente por estos australianos, pero prometen mucho, la verdad.

Y lo otro que me pongo en la lista de pendientes es a The Dirty Earth banda montada por ex-componentes de Thumlock. Pero ya le he echado una oreja y bueno, bien, las guitarras están ahí desde luego y es rock ‘n’ roll cochinorro del que me gusta, pero ya sabéis cómo nos atraen a nosotros las arenas del desierto.

¿El disco?, escucha gratuita como siempre en su BandCamp, con la posibilidad de gastaros 8 polvorientos dólares australianos en haceros con él (cinco Euros y medio) y su FaceBook para ver a qué se dedican estos australianos hace ya 13 años parieron esta obra maestra.

Keep on’… lo que sea que estéis haciendo.

También te puede interesar: