Sasquatch

Vosotros igual os pensáis que yo he escuchado Stoner Rock así toda la vida, desde que nací y qué va, amigos y amigas, para nada.

De hecho, he tenido mis puntos de inflexión, claro, como todo el mundo. El Stoner Rock siempre había estado ahí desde… no lo sé, la verdad. Pero nunca llegué a pensar mucho en ello. Stoner rock era Kyuss y bien estaba.

Pero hará unos cuantos añitos ya, el bajista de una gente con la que estaba tocando me dio un CD para que lo escuchase. Ese disco era el primero de la banda de hoy, Sasquatch. Y desde ese día me vi cada vez más y más atraído a bucear por las profundidades abisales de la lisergia musical y darme de bofetones con el polvo arenoso de sus ritmos.

El primer trabajo de Sasquatch se llamaba I. Como gente consecuente que son, esta semana han lanzado IV, su nuevo álbum.

No me voy a enrollar mucho, porque miedo me da que cualquier cosa que diga no os anime a escucharlo (esto me pasa siempre). Sólo puedo deciros que desde el primer cambio de ritmo del primer tema (al principio) hasta que Drawing Files suena lo que vais a recibir es más música perfectamente hecha de la que podríais aguantar. Los riffs, los ritmos, la voz (¡qué voz!), el tempo, la composición, la letra… todo está bien hecho en Sasquatch no hay nada que echar de menos y nada que criticar.

Es uno de esos trabajos que o te gusta o no te gusta. Pero que si no te gusta es muy difícil que estemos hablando el mismo idioma.

Escuchad un segundito:

https://www.youtube.com/watch?v=LMmqBVtL3YY

¿Veis de lo que os hablo?.

Bueno, pues nada, lo de siempre, a escucharlo gratis a su BandCamp, donde también lo podéis comprar (10 dolaretes de nada) o a darse una vuelta por su FaceBook o su página web personal.

Sé que los gigánticos pisotones del Sasquatch os van a dejar destrozados para toda la semana, pero no temáis, la semana que viene traigo más.

 

También te puede interesar:

Egypt

¡A ver!, ¿cuántos habéis hecho los deberes y os habéis convertido en Sol como os dije que hicierais hace dos semanas?. ¿Qué?, ¿ninguno?. ¡Ah!, ¡si!, ¡el del fondo si!. Pues da un par de pasos hacia atrás, anda que de calor ya vamos bien. Pero vamos… buen trabajo.

Para todos los demás rezagados que seguís abrazados a vuestra triste forma corpórea que hasta ahora, de momento, os ha llevado este Lunes hasta aquí tengo algo para vosotros.

Un viaje, fuera de vosotros y hacia la energía que ni se crea ni se destruye pero inunda el Stoner Rock de esta semana. Vamos a empezar por el final, aquí va el tema de hoy:

Claro, ahora estáis arrepentidos de no haberos hecho Sol y polvo antes, lo sé, pero no pasa nada, no os preocupéis, tenemos Become The Sun el trabajo de la banda de hoy Egypt para solucionarlo.

Become The Sun es un trabajo de diez temas que cabalga entre el doom, el sludge y el stoner rock dando leña de todos los colores para todos los gustos, el niño y la niña.

Y por eso estamos aquí semana tras semana, para descubrir y experimentar, para sentir cosas distintas al ritmo de compases extraños.

Así que pocas excusas tienes para seguir leyéndome y no haber ido ya a su BandCamp a disfrutar del trabajo completo de la banda de este Lunes que sé que os va a atrapar durante un buen rato… si os sobra un rato antes de desmaterializaros, daros unas vuelta por su FaceBook si os place a ver qué se cuentan estos Dakotienses de Fargo.

Volved luego a contarme qué tal que ahora voy a diluirme un rato en esta luz matinal que lleva toda la vida persiguiéndome.

También te puede interesar:

Switchblade Jesus

¡Ay!, amigos y amigas.

¿Qué define lo que somos?, ¿qué define lo que hacemos?.

¿Es innato?, ¿nacemos con ello?. ¿Está nuestro destino escrito en un libro polvoriento bajo una duna del desierto y simplemente recorremos nuestro camino pasando por todos los puntos que nos esperan?. ¿O por el contrario el horizonte de posibilidades, aunque Dios no juegue a los dados, es prácticamente infinito y sucumbe al principio de incertidumbre con cada pequeña decisión que tomamos?.

Yo no lo sé. Vosotros no lo sabéis tampoco, no me jodáis.

Switchblade Jesus tampoco lo sabe. Pero yo si que sé que si creces en una ciudad en Texas que se llama Corpus Christi y te mondas una banda tienes pocas alternativas, pero en cualquiera de ellas tienes todas las papeletas para hacerlo bien.

La banda que os traigo hoy, por supuesto se ha entregado a las arenas, al polvo, al groove y a esa música hecho con una cerveza en la mano donde el ritmo y el “rollo” que ninguno sabemos definir bien ha de ser omnipresente.

Y lo han conseguido, ¡oh, si!, en verdad, en verdad os digo que escuchar Switchblade Jesus en esta mañana calurosa de Lunes es probablemente de las mejores decisiones que podáis tomar. Y si el resto de vuestra vida se ve modificado por esta decisión, bienvenido sea. Y si está todo fijado… ¡coño!, ¡entonces no os preocupéis, no podéis hacer nada!.

Vamos a meterle el dedito en la oreja al destino:

http://www.youtube.com/watch?v=PPxdHH2Y8Bw

Qué ritmo más rico, ¿eh?. Esto tejanos saben de lo que hablen. Ellos no hablan de etiquetas, no crea que sepan muy bien definir qué música hacen. Hacen rock. Del que mola. Punto (a mi, en concreto Equinox, me… me pone bambú).

Hermanos y hermanas de este oculto culo, démosnos las manos y preparemos en compañía nuestros sentidos para la venida del Jesús afilado, porque lo que bien suena purifica nuestra alma, antes, ahora y siempre.

Así que peregrinemos hasta el BandCamp de Switchblade Jesus para gozarlo escuchando gratis su disco y meditemos también en las múltiples posibilidades de los tiempos modernos visitando su Blog, su FaceBook, su Twitter, su Instagram o si queremos unirnos un poco a la fiebre consumista cotidiana su BigCartel para comprarles algo.

Sudad, sudad malditos, os advertí de que el calor llegaría y aquí está.

Y ha venido para quedarse.

También te puede interesar:

Ruby The Hatchet


Otro Lunes más, amigos y amigas.

Otro Lunes más que necesitamos algo nuevo que escuchar, que buscamos el trabajo de otras personas que hayan vibrado en la misma frecuencia que nosotros y hayan decidido modificar la línea de la historia con su pequeña (o no) aportación al mundo.

 

Y lo de hoy es bueno, ¡oh, si!. En verdad, en verdad os digo que lo vais a gozar.

Stoner rock… mucho hemos hablado del sitio del que viene, el sitio al que va, por dónde ha pasado, con qué se ha mezclado y quién lo ha hecho.

Pero volviendo a las raíces de lo esencial, todo queda en coger un puñado de riffs, que sean buenos, escribir unas letras que quieran decir algo y empaparlo todo de ese, no sé muy bien cómo definirlo, ese sonido, ese matiz por el que parece que llega a nosotros al final de un viaje muy largo.

Lo estaba pensando ahora y no me parece mala definición, hay discos que claramente empiezan el viaje, lo que os traigo a mi siempre me deja la sensación de estar viniendo de algún sitio.

Ruby The Hatchet es el grupo de hoy, Ouroboros es el disco que sacaron a finales de 2012. Han publicado un nuevo tema ahora, pero es que el disco entero del año pasado me parece tan bueno que os lo he tenido que traer.

Rock and roll duro, denso, del que nace de la juventud de Sabbath (fuzz, riff, groove), directo y sin escrúpulos.

Rock ‘n’ Roll del que te hace mover los pies, que hace que la cabeza te de vueltas e inspira sitios que no has visitado con gente que no conoces. Bueno y este rollete de pelis antiguas, símbolos prohibidos y esoterismo místico desértico y lisérgico:

A mi el tema que me tiene enganchado es The Lean, por lo potente del riff, por lo honesto de su energía, por ese órgano tan setentero y porque… porque si, porque me mola y punto. Como siempre voy a dejaros a vosotros que descubráis el disco y animaros a que lo hagáis porque no os vais a arrepentir, esto seguro. Pero cuando lo hagáis deteneos un rato también en Holy Father y dejad que la voz de Jillian os haga viajar, viajar, viajar, viajar…

Como siempre, el disco lo podéis escuchar gratis en su BandCamp, descargarlo al precio que consideréis oportuno (y aunque yo no lo haría, gratis también), y como siempre también podéis daros una vuelta por su Facebook, su Twitter o su página oficial para estar enterados y al día de lo que hace o deja de hacer este grupo de Philadelphia.

Coon esto yo creo que tenéis para toda esta semana de resaca de días festivos e inicio del periodo estival.

Pero si no es así, hacédmelo saber para el Lunes que viene que os volveré a dar más duro donde más os duele, en el tímpano.

También te puede interesar:

Halmos

Halmos

Crudo, pesado, lento, sucio, potente, riff, fuzz.

Son palabras alrededor de las que gravito cada semana encajadas dentro de seis o siete párrafos.

 

Añadid Atlanta, EE.UU. y ya tenéis la banda de esta semana.

Hoy os traigo a Halmos. Y como todas las semanas trato de aportar un poquito de variedad, esta semana creo que me vais a querer más, que me voy a ganar un poquito más vuestro tímpano.

Si bien es cierto que el stoner rock crece teniendo los pies muy enterrados en el abono primigenio para el metal que fue Black Sabbath, las ramas de Halmos han crecido fuertes, pero extrañas y retorcidas.

Halmos, tiene su toquecito grunge que yo tanto valoro (muy poquito, la verdad, pero incluso ellos mismos citan a los Melvins como grupo de referencia), pero tiene además una batería y una voz que me hace pensar sin yo querer en un thrash old-school cámara lenta.

Los riffs, en general son puramente stoner rock (Patterns) y sin embargo el disco desprende una atmósfera doom o sludge o… ¡joder! ¡para no gustarme las etiquetas bien que las uso!.

Vamos a escribir con el estómago, el disco es un agujero negro. Es un vórtice de ritmo lento y de oscuridad, pero no por ello es menos potente y agresivo. De hecho la mayor parte de los temas son un bofetón sónico del que venís aquí buscando cada semana como los esclavos musicales que somos.

Preparad la mejilla, que voy:

Ya, ya sé que dura 26 minutos. Es un concierto entero. ¿Qué queréis?, esta gente sólo tiene dos vídeos uno es este directo y el otro es un refrito de sus temas en plan anuncio. y me daba pena descartar esta banda por el vídeo.

Bueno, a lo que vamos, que el disco merece varias escuchas y si os animáis además a comprarlo, además de escucharlo gratis, lo podéis hacer como siempre en su BandCamp y como siempre, también, os podéis pasar por su FaceBook para preguntarles, por ejemplo, qué oscuros motivos les han movido a hacer desaparecer de la faz del universo digital su EP anterior, como pienso hacer yo.

Ya llega el buen tiempo, amigos, id desempolvando las gafas de sol, que dentro de poco toca volver a ensuciarnos la vista.

También te puede interesar: