Mother Engine

A veces sobran las palabras, ¿verdad lectores míos?.

A veces no apetece escuchar mensajes de manera vocal.

A veces el sonido de la voz no es el adecuado para transmitir las cosas.

A veces los sonidos que rebotan en las paredes son más que suficientes para decir todo lo que uno tiene que decir.

A veces es bueno ponerse a los Mother Engine un ratito, escuchar sus siete temas y no decir nada. Y lo más importante, que no te digan nada tampoco y te dejen escaparte a ese sitio en medio de ninguna parte.

A menudo hablamos de discos buenos, Muttermaschine es otro más, impecablemente producido, con unos temas tranquilos, sencillos, directos, cuidados y llenos de mensaje llenos de significados para aquel que quiera saber escucharlas (Brett Hart).

Ellos dicen que empezaron a hacer música instrumental cuando su cantante se fue. Bueno, es otro ejemplo más de que los acontecimientos giran hacia donde giran porque lo necesitan y así debe ser.

Sentid, sentid hijos míos, como los riffs de guitarra caminan de la mano con el resto de la banda apoyándose los unos en los otros y creando una textura que os atrapará.

Así que silencio, silencio, compañeros y compañeros, gravitad hacia su BandCamp y cómo decían los otros: Callad, callad, no hagáis ni un ruido dejad que lo haga la Madre Motor de todo y de todos.

Cuando acabéis y os hayáis limpiado en el viaje, os podéis arrimar por su FaceBook a contarles qué tal ha sido la experiencia.

Silencio, camaradas, silencio; y hasta el Lunes que viene.

También te puede interesar:

Lizard Queen

All right, fuck the bullshit, from now on, the Lizard Queen’s first album will be COMPLETELY FREE to download for everyone

Eso es actitud y lo demás son tonterías.

La recomendación de hoy nos lleva a Italia, amigos y amigas, más en concreto a Gorizia, sitio en el cual se ha formado la banda Deep, de la que hablaremos otro día. Pero uno de sus miembros no suficientemente contento con haber grabado un disco con su banda y estar preparando un segundo trabajo ha decidido montárselo por su cuenta y hacerse un “one-man-army” él solito. ¡Y qué resultado le ha dado!.

Lizard Queen son ocho temas de stoner metal, del bien hecho, del clásico, profundo, pesado, sucio, duro, denso, oscuro e intenso. No hay manera posible de que no os quedéis enamorados de este trabajo y se convierta en un habitual en vuestra lista de reproducción. No hay manera de que no os encante la guitarra sobrecargada de fuzz, el bajo denso que está haciendo vibrar mi mesa ahora mismo, la batería machacona y la voz cavernosa que va viajando de tema en tema haciendo estragos en vuestros oídos y vuestra alma durante más de tres cuartos de hora que dura lo que la reina lagarto tiene que decir.

Vamos con el botón:

http://www.youtube.com/watch?v=1Li5k83vhfs

Si estabais buscando un buen album de stoner con el que dejaros llevar y que os inunde haciéndoos perder el sentido, la orientación y vuestra voluntad de escuchar ninguna otra cosa hasta que la reina lagarto lo diga.

Así que someteos a su poder, dejad que os haga suyos y os abrace. Además, lo podéis hacer completamente gratis desde su BandCamp o contribuyendo con la cantidad que consideréis adecuada.

También os podéis dar una vuelta por su FaceBook para ver por qué desiertos se está moviendo vuestro nuevo reptil favorito.

Que el desierto os acompañe.

 

P.D.: Si tenéis alma de compositores, Lizard Queen está buscando gente para hacer un split. Lo digo porque a mi la idea me tienta, pero si tocáis y os queréis perder por el desierto con los reptiles es una gran oportunidad.

También te puede interesar:

Tsar Bomba

¿Vosotros sabéis lo que fue la Bomba del Zar?. ¿No?. ¿Cómo que no?.

Preparaos.

La Bomba del Zar fue una bomba de hidrógeno desarrollada en la Unión Soviética y ostenta el dudoso premio de haber causado la mayor detonación nunca realizada por manos humanas.

El caso es que la bomba era tan enorme que no era utilizable con motivos bélicos, si no que era más un proyecto de investigación… y propagandístico. En aquellos años de Guerra Fría que la Unión Soviética tuviese una bomba gigante acojonaba mucho.

Y Silent Queen es la detonación del grupo de hoy amigo y amiga lector. Una detonación sónica. Otra joya del Stoner Rock desde París. El disco es tan bueno, está tan bien hecho, es tan interesante y tiene tantos matices que no sé ni por dónde empezar.

No sé si hablaros de los geniales riffs que tienen tanto color de stoner rock como de sludge como de metal clásico o hablaros del bajo que se sale de las clásicas líneas de repetir la guitarra aportando líneas de melodía explosivas, o de la batería que es una ametralladora directa a tu tímpano. Si tuviese que empezar por algún lado probablemente lo haría por Cédric Marcel que es la encarnación de Laney Staley vomitando el corazón al más puro estilo Phil Anselmo con matices de el primer disco de Pist. On (su primer disco es una joya no-stoner que no os deberíais perder) mezclado con un estilo propio demoledor que le da tanta personalidad al grupo que está convirtiendo el trabajo de estos parisinos en una clásico instantáneo y uno de los discos que más feliz me está haciendo traeros este año.

Pero como siempre, no dejéis que sea yo quien os cuente cómo son, experimentadlo por vuestra cuenta:

¡Oh! ¡si! ¡nenes y nenas!. Y ahora, os vais derechitos a su BandCamp y no sólo podéis disfrutar del disco entero (Enter The Void es algo increíble) si no que os podéis bajar el disco entero gratis. ¿GRATIS?. ¡GRATIS!.

Pero a estos franceses me los apunto yo para seguirlos en todo lo que hagan a ver si hay oportunidad porque su trabajo promete un directo brutal.

Haceos, haceos sol, hijos e hijas mías, dejad que este calor y esta luz entre en vosotros porque al ritmo del Stoner Rock, semana a semana no dejamos de caminar por este sendero polvoriento e incierto.

También te puede interesar:

Electric Ruin

¡No one leaves Polka!

Ellos si, Electric Ruin si que lo hicieron y han venido para demostrároslo. Y aquí estoy yo como siempre para acercároslos. Hambrientos, sudorosos e insaciables lectores de este, nuestro rincón desértico.

¿Os imagináis el groove de los 70 con ese riff con tanta clase sobre una línea de bajo bien trabajado y la batería marcando el tempo con un traje un poco jazzy?, ¿con una melodía vocal elegante y melódica y unos solos con buen gusto y cargados de efectos un poco lisérgicos que rebotan por todas partes?. Pues no imaginéis más:

Otra joya cargada que uno se encuentra en el amplio y convexo espacio que crece y crece cada semana lleno de bandas nuevas con tanto que decir y tan buen hacer pero que habitan en la superficie de lo ignoto y lo lejano de lo sólo accesible tras la búsqueda.

Que por cierto, el disco salió, ¡antes de ayer!. Lo más fresquito del stoner rock para vosotros todas las semanas en Belial Baez, claro.

Electric Ruin y su EP homónimo son de esos trabajos que os traigo que se os enganchará por dentro, al tímpano, las tripas y lo ojos y no os va a soltar hasta que supliquéis por más.

Cuatro temas, cuatro temas es lo que componen la ruina eléctrica y os transportarán al universo que conocéis y que sólo queréis abandonar para enfrentaros a la gris y profundamente aburrida vida que tenemos. Pero ¡hey! el Psych está aquí para ayudaros a superar vuestro día a día, porque nadie abandona la Polka, pero los afortunados que lo conseguimos tenemos algo que decir, y desde luego tenemos muchas cosas que escuchar. Y si Sabbath se juntase con Kyuss y se pusieran a tocar riffs de Zepp desde el prisma azul verdoso de la psicodelia, tocarían en Electric Ruin, amigos. O se tomarían unas cervezas juntos como mínimo. Eso seguro.

Así que ir a su página de BandCamp a disfrutar de este EP de la ruina eléctrica no es la peor decisión que vais a tomar este Lunes, desde luego que no. Y comprar su trabajo al precio que consideréis más apropiado tampoco es una mala idea en absoluto.

Como no lo es, si os va el rollo, pasaros por su FaceBook y contarles qué os ha parecido el viaje en el que Electric Ruin os han embarcado desde su Ottawa natal hasta la familiaridad de vuestras orejas.

 

También te puede interesar:

Switchblade Jesus

¡Ay!, amigos y amigas.

¿Qué define lo que somos?, ¿qué define lo que hacemos?.

¿Es innato?, ¿nacemos con ello?. ¿Está nuestro destino escrito en un libro polvoriento bajo una duna del desierto y simplemente recorremos nuestro camino pasando por todos los puntos que nos esperan?. ¿O por el contrario el horizonte de posibilidades, aunque Dios no juegue a los dados, es prácticamente infinito y sucumbe al principio de incertidumbre con cada pequeña decisión que tomamos?.

Yo no lo sé. Vosotros no lo sabéis tampoco, no me jodáis.

Switchblade Jesus tampoco lo sabe. Pero yo si que sé que si creces en una ciudad en Texas que se llama Corpus Christi y te mondas una banda tienes pocas alternativas, pero en cualquiera de ellas tienes todas las papeletas para hacerlo bien.

La banda que os traigo hoy, por supuesto se ha entregado a las arenas, al polvo, al groove y a esa música hecho con una cerveza en la mano donde el ritmo y el “rollo” que ninguno sabemos definir bien ha de ser omnipresente.

Y lo han conseguido, ¡oh, si!, en verdad, en verdad os digo que escuchar Switchblade Jesus en esta mañana calurosa de Lunes es probablemente de las mejores decisiones que podáis tomar. Y si el resto de vuestra vida se ve modificado por esta decisión, bienvenido sea. Y si está todo fijado… ¡coño!, ¡entonces no os preocupéis, no podéis hacer nada!.

Vamos a meterle el dedito en la oreja al destino:

http://www.youtube.com/watch?v=PPxdHH2Y8Bw

Qué ritmo más rico, ¿eh?. Esto tejanos saben de lo que hablen. Ellos no hablan de etiquetas, no crea que sepan muy bien definir qué música hacen. Hacen rock. Del que mola. Punto (a mi, en concreto Equinox, me… me pone bambú).

Hermanos y hermanas de este oculto culo, démosnos las manos y preparemos en compañía nuestros sentidos para la venida del Jesús afilado, porque lo que bien suena purifica nuestra alma, antes, ahora y siempre.

Así que peregrinemos hasta el BandCamp de Switchblade Jesus para gozarlo escuchando gratis su disco y meditemos también en las múltiples posibilidades de los tiempos modernos visitando su Blog, su FaceBook, su Twitter, su Instagram o si queremos unirnos un poco a la fiebre consumista cotidiana su BigCartel para comprarles algo.

Sudad, sudad malditos, os advertí de que el calor llegaría y aquí está.

Y ha venido para quedarse.

También te puede interesar: