Thumlock

Thumlock

Hoy estamos de suerte.

Yo por lo menos, desde hace unos diez días desde que descubrí al grupo que os traigo hoy.

Y digo de suerte porque no es que sean precisamente unos jovencitos (bueno, jovencitos si que son) que acaben de sacar su primer disco, no, hoy os traigo un discazo editado nada más y nada menos en el año 2000, pero que servidor no sabía ni que existía.

¡Y lo tiene todo!, partes melódicas increíbles, voces perfectamente encajadas y entonadas con la atmósfera del disco, partes potentes como apisonadoras, oníricas y lisérgicas a más no poder. El mar de Tasmania, en Nueva Gales del Sur, más en concreto en Wollongong no sé que tendrá aparte de un nombre muy molón, pero me estoy planteando hacer lo posible por ir hasta allí a ver si se me pega algo; porque ¡qué discazo lectores y lectoras!.

La Odisea de la Esmeralda Líquida, abre bien, potente, rasgada y luego hace una de esas cosas que a mi tanto me gusta, el cantante desaparece durante unos diez minutos dejando a la banda hacer lo suyo (bueno, el cantante es guitarra también); nos dan lo nuestro con la liquidez de la piedra preciosa y luego vuelve al ataque para no abandonarnos hasta el final del disco.

Agarraos los machos, porque Ben, Raff, Wayne y Greg, es decir, Thumlock dicen tener estas influencias: «AC/DC, Rolling Stones, Mudhoney, Metallica, Pink Floyd, Budgie, Grand Funk, Hawkwind, Black Sabbath, Cream, Jimi Hendrix, Deep Purple, Hoss, Rose Tattoo, Led Zeppelin» vamos que no se puede pedir más. Y aunque las influencias están ahí, se nota mucho el manto stoner que le dan a toda su música.

El botón del Lunes:

Más psych imposible, ¿eh?.

Pues el disco es así de sobresaliente durante nueve canciones más.

No os puedo hablar de los trabajos anteriores de Thumlock, porque no me ha dado tiempo, Emerald Liquid Odyssey me ha atrapado y no me ha soltado aún así que estoy monopolizado musicalmente por estos australianos, pero prometen mucho, la verdad.

Y lo otro que me pongo en la lista de pendientes es a The Dirty Earth banda montada por ex-componentes de Thumlock. Pero ya le he echado una oreja y bueno, bien, las guitarras están ahí desde luego y es rock ‘n’ roll cochinorro del que me gusta, pero ya sabéis cómo nos atraen a nosotros las arenas del desierto.

¿El disco?, escucha gratuita como siempre en su BandCamp, con la posibilidad de gastaros 8 polvorientos dólares australianos en haceros con él (cinco Euros y medio) y su FaceBook para ver a qué se dedican estos australianos hace ya 13 años parieron esta obra maestra.

Keep on’… lo que sea que estéis haciendo.

También te puede interesar:

Wolverine Blues

¡Que viene el lobo!

¡Que viene el lobo!

Y no es estepario amigos y amigas… bueno, tampoco es un lobo, es un lobezno, pero viene con su blues a por vosotros para haceros felices, romperos las vertebras y haceros vibrar hasta el tuétano.

Directo desde Kiev, esta semana os traigo a Alex, Valera, Ilya y Alex con su Stoner Metal concentrado en su trabajo Convict.

Desde luego no me habría dado por intentar descubrir qué hacen estos lobeznos azules basándome en la portada. Se parece mucho más a las portadas fotocopiadas en blanco y negro de las cintas de demos de thrash que aún andan por mi casa de los 90. Pero… ¡ay, amigos y amigas, los tiempos modernos!.

Ahora te metes en su BandCamp y ya está todo hecho.

Siempre os hablo así en líneas generales del disco, pero esta vez sólo os voy a hablar del principio de la primera canción para compartir con vosotros el motivo por el que ha acabado aquí este disco hoy.

Primero escuchémoslo; iros a su BandCamp y empezad por el principio.

Ya, ya sé, el sonido no es lo mejor del mundo, pero ¿notáis esa atmósfera onírica y lisérgica que os envuelve?. Pues no os confiéis mucho, que dentro de nada cae la suciedad, la distorsión y el ruido controlado sobre vosotros machacandoos. Y como para mi, en realidad los dos temas primeros son el mismo, ahora empieza lo bueno.

Con la adrenalina ya chorreándonos por las orejas empieza Evil Master, un despliegue de potencia y una voz que está tan ahogada y tan rasgada que parece que se va a quebrar en cualquier momento y va a desaparecer dejándonos sólos en medio de este mar de potencia.

Pero no, se mantiene… y lo hace durante todo el disco además.

Así lo hacen estos jovencísimos ucranianos:

¿Cómo se os quedan los tímpanos?.

Ya, ya sé.

Sé que queréis tener el disco para vosotros y llevarlo allí donde vayáis para meteroslo en la mente poco a poco. Pero no vais a poder. Los del blues del lobezno están buscando una discográfica que los quiera llevar y de momento no ofrecen que adquieramos su disco mediante BandCamp pero si os metéis si que lo podéis escuchar de principio a fin.

Y pedirles que expandan sus horizontes al mundo digital en su Facebook también.

Un abrazo para aquellos que están de ese lado.

Un hasta el Lunes que viene a ellos y todos los demás.

 

También te puede interesar:

Crystal Head

 Ya, ya, sé lo que estáis pensando…

«Mucha psicodelia, mucha historia con esto del Stoner Rock, pero la música de ese palo que se hacía que molaba de verdad era la de los 60».

¿Y si os digo que os he buscado una banda que combina esa influencia con la que más os mola cada Lunes?.

Pues, si, así es, lo he hecho y se llaman Crystal Head (que es un nombre de banda que ya de por si, me pone).

La verdad, que me han alegrado la semana. Esta ha sido dura y larga como casi todas últimamente, pero estos tres ingleses me la han hecho más llevadera con su extraña mezcla de psicodelia, potencia y riff. Os dejo con uno de mis temas favoritos para que entendáis de qué os hablo:

Es la única canción instrumental del álbum, pero es que me mola tanto que no me he podido resistir.

Vamos, que no nos mienten en su presentación, estos señores mezclan a los Who con los Kyuss como el que se rasca el culo en una lenta mañana de Domingo mirando por la ventana. Es decir, con majestuosidad, calma y maestría.

El disco entero ya no es sólo que merezca la pena que lo llevéis en vuestros cascos a donde quiera que vayáis porque sea buenísimo, es que además lo podéis descargar gratis desde su BandCamp, ¿qué más queréis?.

Y además podéis orbitar alrededor de su Facebook, su Twitter o su página personal, que la verdad que siempre os pongo los enlaces pero no suelo permanecer mucho tiempo en ellos yo mismo, pero en este caso es distinto. Estoy descubriendo que todo lo que hacen estos ingleses me mola mucho.

Y eso es hermoso.

 

También te puede interesar:

Elvis Deluxe

Elvis Deluxe

¿Tenéis un estado mental favorito?

Yo si, pero claro me lo guardo para mi. Cada uno tendremos el nuestro, lo entenderemos a nuestra propia manera y lo alcanzamos como podemos y cuando nos dejan.

El asunto es que estos polacos, Elvis Deluxe desde luego lo tienen y lo han hecho disco.

Ya os aviso que la entrada de hoy es un poco rara, porque yo he orbitado en la red hasta acabar, esta semana, abducido por su último disco: «Favourite State Of Mind» pero no he encontrado ninguna manera «legal» de pagar por su disco sin salir de mi casa. Y claro, lo de siempre, uno quiere escuchar, uno quiere acceder a la cultura, uno quiere explorar nuevos territorios y cuando no lo consigue siquiera armado con lo necesario, sobre todo en estos tiempos, que es el peaje obligatorio de rascarse el bolsillo pues recurre a otros caminos.

Y ya aprovecho para hacer un poquito de apología del acceso a la cultura. Señores músicos, quiero apoyar sus bandas, quiero ir a sus conciertos, pero para eso quiero antes escuchar su música. Y necesito un canal para poder acceder a ella. Y no, no pienso que la cultura deba ser gratis, pero es que a veces no me dejáis otro camino, coño.

Bueno, que me despisto, Polonia, Elvis Deluxe, Stoner rock mezclado con psicodelia y groove de los 70.

Paradójicamente, no he encontrado manera de acceder a su último disco y sin embargo el anterior que hicieron es de descarga gratuita y paradójicamente también, me ha calado más hondo su primer trabajo que el segundo. Menos trabajado, con peor sonido, menos organizado, menos contundente, pero más auténtico (a mis orejas al menos… cómo mola esa palabra, ¿eh?).

Esta semana seguimos moviéndonos bajo en el radar de la distorsión y el muro de sonido, seguimos siendo indetectables en el radar de los tímpanos sangrantes y la adrenalina chorreando a borbotones por las orejas.

Esta semana nos seguimos manteniendo en los registros de las guitarras con una cantidad moderada de gain, en los de la voz melódica más que desgarrada y en los de la batería y el bajo rítmicos, sincopados, que incitan al estado mental en espiral más que en forma de bala.

He aquí por dónde nos vamos a mover:

¡Cómo mola este rollete setentero bien trabajado, joder!.

Bueno, pues su primer disco es todo así, a mi personalmente la canción que me ha enganchado es 27. Si no conociese el disco de nada habría agradecido que me dijesen que empezase por ahí, pero claro, también se habría perdido el encanto de viajar tema a tema por las diez historias que componen Lazy, el trabajo de los polacos Elvis Deluxe.

Aparte, que como ya aprendimos con Tool y su Lateralus, hay discos que no crecen de la primera canción a la última si no en forma de espiral, desde el centro hacia fuera, creo que este es uno de ellos. Elvis Deluxe os irá tragando poco a poco según avancéis sobre él hasta la mitad de su setlist para luego vomitaros de vuelta a vuestra realidad en los cinco siguientes. Todo a base de garra controlada, ritmo hipnótico y un planteamiento musical que acaricia la lisergia.

Podéis experimentar este viaje hoy mismo gratis, descargando su disco Lazy (o escuchándolo) desde su BandCamp. Su nuevo trabajo, Favourite State of Mind también lo podéis escuchar, aunque no descargar ni comprar desde dos plataformas: su MySpace y su SoundCloud y podéis estar al tanto de las aventuras y desventuras de estos polacos entrando en su Facebook o su Twitter.

En definitiva, algo que acompañe al puto frío este que no se va y no nos deja. Algo que os haga atravesar estos cielos grises y húmedos que espero que sean la promesa de algo un poco más cálido y amable.

Y si el sueño no trae ningún descanso, como cantan Elvis Deluxe en su disco, que lo haga la música, porque no sé vosotros, pero a mi es de los pocos caminos auténticamente puros que me quedan para poder caminar.

También te puede interesar:

Ten Foot Wizard

Hoy es 13 de Mayo.

Tal día como hoy hace 130 años Ecuador se independizaba de Colombia, hace cinco años más tarde el mismo día se prohibiría la esclavitud en Brasil y hace sólo 32 años se atentó en el Vaticano contra la vida de Juan Pablo II.

Si todos estos datos os dan igual, que sepáis que tal día como hoy nació Chuck Schuldiner que eso seguro que os mola más (pero por otro lado, Chuck nos dejó y también es el cumpleaños de Robert Pattinson, así que no sé yo).

Pero el tema es que hoy es 13 de Mayo del 2013 y hoy descubrís a Ten Foot Wizard.

No he pisado mucho el área en el que el desierto se vuelve azul y los riffs fuzzientos y las baterías machacanos se mezclan con el blues más potentorro. Y eso que ya van unos cuantos Lunes que caminamos de la mano en por estos senderos polvorientos. Así que si el Lunes pasado lo explorábamos un poco con los Ruby The Hatchet al otro lado del charco, vamos a ver qué se hace en la cuna del rock duro.

Así que ya va siendo, hoy os traigo, desde Manchester al Mago de los Tres Metros, al Ten Foot Wizard, el cual, en su cueva oscura ha leído sobre los riffs más oscuros que se pueden hacer con una guitarra y los ha hechizado con el más denso y sexy de los grooves posibles.

A mi me han enganchado del todo tema a tema su disco Return To The Infinite y llevo un mes con ellos dándole vueltas, sabéis que no me gusta destriparos los temas, pero hay uno en especial que me tiene enganchado y es Medicine. Y es que aunque el Mago nos confiese que ha estado buscando el amor verdadero a lo largo y ancho del universo, para todos los males tiene una medicina. Dejo en vuestras manos que queráis infectaros con los conjuros estelares que pongo al alcance de vuestra mano

Y si no veis claro el efecto que tiene la medicina del mago en el recorrido de este tema es que… no, no es posible; tenéis que entenderlo.

En definitiva, un muy buen disco, como siempre, una buena oportunidad de interrumpir en vuestras vidas con las cosas que me voy encontrado, pero en este caso, cargado de riffs, sentimiento y ritmo pero lejos de las distorsiones que te hagan saltar los tímpanos. Ten Foot Wizard es una banda muy sólida que os va a ir contando una historia deteníendose en cada tema en lo que es más importante, que os trasladéis a otro mundo a lomos de sus letras y sus temas.

Como siempre, lo podéis escuchar gratis en su Bandcamp, pero esta vez si queréis el disco para vosotros para siempre, para llevároslo donde queráis y dejárselo como herencia a vuestros vástagos os va a tocar rascaros un poco el bolsillo; unas cuatro libras para ser exacto.

Pero además os podéis pasar por su FaceBook para colaros a hurtadillas por entre los faldones del mago y volver a robarle riffs y leer de sus libros repletos de antiguo groove y ritmo.

También te puede interesar: