Tsar Bomba

¿Vosotros sabéis lo que fue la Bomba del Zar?. ¿No?. ¿Cómo que no?.

Preparaos.

La Bomba del Zar fue una bomba de hidrógeno desarrollada en la Unión Soviética y ostenta el dudoso premio de haber causado la mayor detonación nunca realizada por manos humanas.

El caso es que la bomba era tan enorme que no era utilizable con motivos bélicos, si no que era más un proyecto de investigación… y propagandístico. En aquellos años de Guerra Fría que la Unión Soviética tuviese una bomba gigante acojonaba mucho.

Y Silent Queen es la detonación del grupo de hoy amigo y amiga lector. Una detonación sónica. Otra joya del Stoner Rock desde París. El disco es tan bueno, está tan bien hecho, es tan interesante y tiene tantos matices que no sé ni por dónde empezar.

No sé si hablaros de los geniales riffs que tienen tanto color de stoner rock como de sludge como de metal clásico o hablaros del bajo que se sale de las clásicas líneas de repetir la guitarra aportando líneas de melodía explosivas, o de la batería que es una ametralladora directa a tu tímpano. Si tuviese que empezar por algún lado probablemente lo haría por Cédric Marcel que es la encarnación de Laney Staley vomitando el corazón al más puro estilo Phil Anselmo con matices de el primer disco de Pist. On (su primer disco es una joya no-stoner que no os deberíais perder) mezclado con un estilo propio demoledor que le da tanta personalidad al grupo que está convirtiendo el trabajo de estos parisinos en una clásico instantáneo y uno de los discos que más feliz me está haciendo traeros este año.

Pero como siempre, no dejéis que sea yo quien os cuente cómo son, experimentadlo por vuestra cuenta:

¡Oh! ¡si! ¡nenes y nenas!. Y ahora, os vais derechitos a su BandCamp y no sólo podéis disfrutar del disco entero (Enter The Void es algo increíble) si no que os podéis bajar el disco entero gratis. ¿GRATIS?. ¡GRATIS!.

Pero a estos franceses me los apunto yo para seguirlos en todo lo que hagan a ver si hay oportunidad porque su trabajo promete un directo brutal.

Haceos, haceos sol, hijos e hijas mías, dejad que este calor y esta luz entre en vosotros porque al ritmo del Stoner Rock, semana a semana no dejamos de caminar por este sendero polvoriento e incierto.

También te puede interesar:

Sierra

 

 

 

 

En principio podría parecer que el día 21 de Septiembre es un día como cualquier otro, pero entonces uno se dedica a escribir todos los Lunes una recomendación musical y se entera, de manera completamente colateral, que ese día es el día del Rock Progresivo.

 

 

 

 

– ¡Pero hoy no es un 21 de Septiembre!

Ya, aunque soy despistado, eso lo sé, pero es que hoy os traigo algo muy especial.

De todos los generos con los que cohabita el Stoner rock hay algunos con los que nunca se me pasaría por la cabeza que pudiera fusionarse para aportar un nuevo color en este páramo musical que exploramos juntos semana a semana. El rock progresivo es uno de ellos.

Pero entonces viajamos a través de los mares, pasando por encima de las montañas místicas, a través del tiempo, el espacio y las ciudades místicas y sólo una vez traspasando el Maelstrom, su vórtice de antimateria nos escupe en Canadá (más en concreto en Kitchener). Y lo que encontramos allí es una banda de stoner rock que se dedica a fusionarse con el rock progresivo.

Os suena bien, ¿verdad?. Vamos a ver qué hacen estos canadienses, dejemos que la luz traspase las puertas, porque es bueno, es hermoso, es justo y necesario y… bueno, y no tenemos nada mejor que hacer llegados a este punto:

http://www.youtube.com/watch?v=mMRL9HzfYx4

En realidad no tengo mucho más que comentaros. He meditado dura y largamente si traeros a Sierra y su disco Pslip aquí o no, porque de su último lanzamiento y de momento sólo podéis escuchar la canción del vídeo en YouTube o en su BandCamp.

Pero saltándome mis propias reglas, que es algo que la gente dirá que está muy mal pero que a mi me produce un placer inconfesable he decidido compartirlo con vosotros porque la canción es redonda, es interesante, suena bien, está bien hecha y sus cinco minutos y pico son una promesa de un álbum redondo. Me gusta que podáis acceder gratis a los discos aunque no lo queráis comprar. Pero hoy será diferente.

Porque llevo unos cuantos días escuchándolo y realmente lo es, realmente es un disco que queréis tener, escuchar, digerir y saborear. Confío que este Control Folly os mueva a rascaros el bolsillete para desembolsar esos 7 dólares Canadienses (algo más de cinco Euros) para gozar de este LP tan interesante y al que estoy seguro que tenéis ganas de hincarle la oreja.

Pero si no, también podemos esperar que nos dejen escucharlo entero o recorrer otros caminos para conseguirlo (que los hay), pero siempre les podéis comentar lo que opináis en su FaceBook y volver aquí a comentar qué tal ha sido y qué tal ha ido.

Pero sé que queréis disfrutar de Sierra como sé que el Lunes que viene volveré a encontrar vuestros ojos hambrientos bajo estas estrellas distantes que tanto nos desprecian a veces.

 

También te puede interesar:

Thumlock

Thumlock

Hoy estamos de suerte.

Yo por lo menos, desde hace unos diez días desde que descubrí al grupo que os traigo hoy.

Y digo de suerte porque no es que sean precisamente unos jovencitos (bueno, jovencitos si que son) que acaben de sacar su primer disco, no, hoy os traigo un discazo editado nada más y nada menos en el año 2000, pero que servidor no sabía ni que existía.

¡Y lo tiene todo!, partes melódicas increíbles, voces perfectamente encajadas y entonadas con la atmósfera del disco, partes potentes como apisonadoras, oníricas y lisérgicas a más no poder. El mar de Tasmania, en Nueva Gales del Sur, más en concreto en Wollongong no sé que tendrá aparte de un nombre muy molón, pero me estoy planteando hacer lo posible por ir hasta allí a ver si se me pega algo; porque ¡qué discazo lectores y lectoras!.

La Odisea de la Esmeralda Líquida, abre bien, potente, rasgada y luego hace una de esas cosas que a mi tanto me gusta, el cantante desaparece durante unos diez minutos dejando a la banda hacer lo suyo (bueno, el cantante es guitarra también); nos dan lo nuestro con la liquidez de la piedra preciosa y luego vuelve al ataque para no abandonarnos hasta el final del disco.

Agarraos los machos, porque Ben, Raff, Wayne y Greg, es decir, Thumlock dicen tener estas influencias: «AC/DC, Rolling Stones, Mudhoney, Metallica, Pink Floyd, Budgie, Grand Funk, Hawkwind, Black Sabbath, Cream, Jimi Hendrix, Deep Purple, Hoss, Rose Tattoo, Led Zeppelin» vamos que no se puede pedir más. Y aunque las influencias están ahí, se nota mucho el manto stoner que le dan a toda su música.

El botón del Lunes:

Más psych imposible, ¿eh?.

Pues el disco es así de sobresaliente durante nueve canciones más.

No os puedo hablar de los trabajos anteriores de Thumlock, porque no me ha dado tiempo, Emerald Liquid Odyssey me ha atrapado y no me ha soltado aún así que estoy monopolizado musicalmente por estos australianos, pero prometen mucho, la verdad.

Y lo otro que me pongo en la lista de pendientes es a The Dirty Earth banda montada por ex-componentes de Thumlock. Pero ya le he echado una oreja y bueno, bien, las guitarras están ahí desde luego y es rock ‘n’ roll cochinorro del que me gusta, pero ya sabéis cómo nos atraen a nosotros las arenas del desierto.

¿El disco?, escucha gratuita como siempre en su BandCamp, con la posibilidad de gastaros 8 polvorientos dólares australianos en haceros con él (cinco Euros y medio) y su FaceBook para ver a qué se dedican estos australianos hace ya 13 años parieron esta obra maestra.

Keep on’… lo que sea que estéis haciendo.

También te puede interesar:

Motherslug

Motherslug

 

Bueno, seamos medio serios. ¿Qué sabemos de Australia?.

Vale, eliminad todos esos tópicos que se os han venido a la cabeza. ¿Qué nos queda?.

Pues en este momento estaréis con una cantidad mayor o menor de información dependiendo de vuestra cultura general que os puede dar el éxito y la fama en programas como Saber y Ganar.

Pero si estáis leyendo esto, muy probablemente uno de los denominadores comunes a vuestra «tormenta cerebral» grupal a la que os acabo de empujar sin vosotros querer es que todos sabemos que en Australia hay rock and roll del bueno.

Y claro, como también tienen desiertos pues también tiene que haber Stoner Rock.

La banda que os traigo hoy, Motherslug, es de esos vinos que entran solos, es una de esas cervezas en una tarde sofocante estival, es tu aperitivo favorito, es una buena serie de la que pillas un capítulo por casualidad en la tele.

Su E.P. homónimo es corto y además se hace muy corto porque como todas las cosas que os he comentado no necesitaréis más de un pequeño bocado para querer acabarlo y luego volver a por más.

Yo hace algún tiempo que me empiezo los discos de manera no lineal, que a veces el orden de las canciones está muy bien elegido y alguna vez me ha jodido un buen disco. En en este caso he comenzado por Rollin’. Y he podido saborear inmediatamente la distorsión crujiente, el rock añejo, el groove oscurillo de otra época y sobre todo buen rock. Pero es que la canción que va marcando su paso cadencioso y te pone en el sendero de la batería machacona a paso casi militar (como estará el suave movimiento de vuestras cabezas si la estáis escuchando) progresa y en poco tiempo el tema muta, evoluciona y os abandona en un vacío rítmico en el que os quedaréis flotando explorando las melodías de estos Australianos.

No os preocupéis que Motherslug vuelven a por vosotros al poco tiempo con más ruido para traeros de vuelta al plano desértico del rock.

A partir de ahí no he podido dejar de escuchar los cuatro temas, muchas veces. Todos los temas son geniales, todos combinan en una mezcla equilibrada todo lo que conocéis sobre el rock con todo lo que no conocéis de su atmósfera y su melodía.

Ahora mismo la que me tiene «enbuclado» en su E.P. es Space Man en un viaje trans-fisico en el que da gusto acompañar a esta gente, oiga. ¡Qué viaje!, ¡qué historia!, ¡qué final más sólido!.

Como siempre, podéis escuchar su E.P. de media hora larga en su BandCamp y como siempre también, pasaros por su FaceBook para comprar un ticket a su próximo viaje fuera de esta realidad que conocéis y odiáis.

La semana que viene más, que por esta ya os he contado demasiado y debo callar.

Vosotros aún no lo entendéis, pero semana a semana vamos ascendiendo la ladera de Mammoth y aún no sabemos qué encontraremos en el vórtex que nos aguarda en nuestro destino.

También te puede interesar:

Chivo

Chivo

«El stoner rock gusta a veteranos gordos y a cachorros imberbes»

Esto lo he sacado de la descripción del grupo que está en FaceBook, ¿cómo se os queda el cuerpo?.

Bueno, yo creo que el espectro de audiencia que busca los sonidos del desierto es más amplio pero eso os lo voy a dejar a vosotros, que me llevéis la contraria y mantengáis un animado debate con vosotros mismos en la carcel de vuestras propias cabezas. Yo, personalmente no me veo ni en el primer grupo ni en el segundo, pero no les voy a llevar mucho la contraria que sus dos discos me gustan mucho. Así que callo.

Afortunadamente, pues, el grupo que os traigo hoy amigos y amigas, no se define como un grupo de Stoner Rock exactamente; aunque la verdad es que el desierto está ahí, el riff árido e hipnótico está ahí, la voz desgarrada está ahí, el bajo bien presente está ahí. Pero coincido con los dueños del trabajo que os voy a recomendar hoy en que no son sólo Stoner.

Hoy os traigo a Chivo.

Una banda de aquí aunque por el sonido y lo elaborado de los temas pueda no parecerlo. Ellos son de Portugalete-Barakaldo y se definen así: «A nuestro estilo lo llamamos rock ‘cantankerous’ (malhumorado, pendenciero), o sea rock arisco con fuzz«.

¡Cómo me mola la descripción!. Y lo digo sin sarcasmo, ¿eh?. Es que como ya hemos hablado varias veces, es la industria la que necesita poner etiquetas a las cosas para poder colocarlas en baldas en las tiendas. Pero a nosotros no nos hacen falta y a los creadores de la música tampoco. Y cuando te pones creativo con los temas es difícil encajarlos en una sóla categoría.

A mi Chivo me suenan un poquito a Stoner, si. Y un poquito a Doom también. Pero es que además me tienen cautivadito el corazón porque sobre todo me suenan a los grupos de los 90 que les gustaba la música de los 70 (a mi es que esto de saltar en el tiempo de 20 en 20 años me gusta mucho). Y para muestra un botón:

Me vais a decir que no suena a rock revisitado hace veinte años y despojado de todo lo que sobra para dejarlo desnudo, puro y potente (cada vez que paso por Feed The Show o por Falling Away vuelvo un par de veces sobre ellas).

Cantankerous Rock son 10 temas bien hechos, trabajados, crudos, potentes que no te puedes perder esta semana si es que quieres escuchar rock bien hecho directo a tu tímpano.

Pues este bofetón de distorsión, ritmo y potencia que viene desde el Norte de España lo podéis escuchar totalmente gratis como podéis descargar su primer disco de la misma manera. El segundo lo tendréis que pagar si lo queréis bajar, pero a un precio imbatible, como siempre en el BandCamp de la banda.

Y también es podéis pasar por su FaceBook o su MySpace por si le queréis decir algo a la oreja a este Chivo del Norte que hace música que apunta al Sur.

También te puede interesar: