Electric Ruin

¡No one leaves Polka!

Ellos si, Electric Ruin si que lo hicieron y han venido para demostrároslo. Y aquí estoy yo como siempre para acercároslos. Hambrientos, sudorosos e insaciables lectores de este, nuestro rincón desértico.

¿Os imagináis el groove de los 70 con ese riff con tanta clase sobre una línea de bajo bien trabajado y la batería marcando el tempo con un traje un poco jazzy?, ¿con una melodía vocal elegante y melódica y unos solos con buen gusto y cargados de efectos un poco lisérgicos que rebotan por todas partes?. Pues no imaginéis más:

Otra joya cargada que uno se encuentra en el amplio y convexo espacio que crece y crece cada semana lleno de bandas nuevas con tanto que decir y tan buen hacer pero que habitan en la superficie de lo ignoto y lo lejano de lo sólo accesible tras la búsqueda.

Que por cierto, el disco salió, ¡antes de ayer!. Lo más fresquito del stoner rock para vosotros todas las semanas en Belial Baez, claro.

Electric Ruin y su EP homónimo son de esos trabajos que os traigo que se os enganchará por dentro, al tímpano, las tripas y lo ojos y no os va a soltar hasta que supliquéis por más.

Cuatro temas, cuatro temas es lo que componen la ruina eléctrica y os transportarán al universo que conocéis y que sólo queréis abandonar para enfrentaros a la gris y profundamente aburrida vida que tenemos. Pero ¡hey! el Psych está aquí para ayudaros a superar vuestro día a día, porque nadie abandona la Polka, pero los afortunados que lo conseguimos tenemos algo que decir, y desde luego tenemos muchas cosas que escuchar. Y si Sabbath se juntase con Kyuss y se pusieran a tocar riffs de Zepp desde el prisma azul verdoso de la psicodelia, tocarían en Electric Ruin, amigos. O se tomarían unas cervezas juntos como mínimo. Eso seguro.

Así que ir a su página de BandCamp a disfrutar de este EP de la ruina eléctrica no es la peor decisión que vais a tomar este Lunes, desde luego que no. Y comprar su trabajo al precio que consideréis más apropiado tampoco es una mala idea en absoluto.

Como no lo es, si os va el rollo, pasaros por su FaceBook y contarles qué os ha parecido el viaje en el que Electric Ruin os han embarcado desde su Ottawa natal hasta la familiaridad de vuestras orejas.

 

También te puede interesar:

Heavy Relic

¡Ah!, ¡las noches de verano!

Una de las aplicaciones inmediatas de la música, desde mi poco entendimiento es que automáticamente, según chapoteas a través de ella, descubres y experimentas se empiezan a convertir, indefectiblemente en la banda sonora de tu vida.

Y no hay nada que no puedas hacer para evitarlo.

Todos los que estáis leyendo esto seguro que tenéis discos concretos asociados a épocas, a estaciones incluso a momentos concretos de vuestra vida.

A veces es jodido, porque sin querer alguna música queda asociada a épocas que uno quiere olvidar y hay que hacer un esfuerzo muy grande por formatear el recuerdo y escribir uno nuevo; aún así es como un diario, aunque uno tache las páginas y escriba encima en otro color, en el fondo siempre sabes lo que quedó escrito debajo.

La memoria es muy puta.

Y hay discos que se prestan a ello de manera excepcional, por cómo entienden el entorno, por cómo abarcan el espacio convexo que te rodea y lo llena con sonidos.

¿Estáis perdidos, verdad?

A esto me refería. Nunca he sido un gran fan del rock instrumental, ha sido con vosotros que semana a semana he ido introduciéndome en ello para poder bucear en su océano y rescatar los mejores discos y traerlos aquí cada semana y lo que os traigo hoy es una joya de las oscuras y azules profundidades abisales de la psicodelia y el desierto líquido.

Hoy, Lunes 15 disfrutamos de Heavy Relic, un proyecto instrumental, lisérgico, stoner y bastante psicodélico de… de no sabemos muy bien de quién. Heavy Relic se quedan ocultos en la oscuridad de la ignoto y la atracción de lo desconocido.

El caso es que tienen un disco instrumental lleno de texturas, pasajes, historias y partes que queréis descubrir troceado y diseccionado en siete temas para que sea más fácil de digerir y disfrutar (yo lo gozo en este momento con Alchemia en concreto).

Como siempre, podéis escucharlo gratis en su BandCamp y comprarlo al precio que consideréis más oportuno por estas siete composiciones llenas de intención y mensaje.

También os podéis dar una vuelta por su extraña y misteriosa página web y unir los puntos que yo he dejado desdibujados.

Las noches de verano de este año vienen cargadas de groove y misterio. Y cuando se vayan no volverán, ya lo sabéis.

También te puede interesar:

Crystal Head

 Ya, ya, sé lo que estáis pensando…

«Mucha psicodelia, mucha historia con esto del Stoner Rock, pero la música de ese palo que se hacía que molaba de verdad era la de los 60».

¿Y si os digo que os he buscado una banda que combina esa influencia con la que más os mola cada Lunes?.

Pues, si, así es, lo he hecho y se llaman Crystal Head (que es un nombre de banda que ya de por si, me pone).

La verdad, que me han alegrado la semana. Esta ha sido dura y larga como casi todas últimamente, pero estos tres ingleses me la han hecho más llevadera con su extraña mezcla de psicodelia, potencia y riff. Os dejo con uno de mis temas favoritos para que entendáis de qué os hablo:

Es la única canción instrumental del álbum, pero es que me mola tanto que no me he podido resistir.

Vamos, que no nos mienten en su presentación, estos señores mezclan a los Who con los Kyuss como el que se rasca el culo en una lenta mañana de Domingo mirando por la ventana. Es decir, con majestuosidad, calma y maestría.

El disco entero ya no es sólo que merezca la pena que lo llevéis en vuestros cascos a donde quiera que vayáis porque sea buenísimo, es que además lo podéis descargar gratis desde su BandCamp, ¿qué más queréis?.

Y además podéis orbitar alrededor de su Facebook, su Twitter o su página personal, que la verdad que siempre os pongo los enlaces pero no suelo permanecer mucho tiempo en ellos yo mismo, pero en este caso es distinto. Estoy descubriendo que todo lo que hacen estos ingleses me mola mucho.

Y eso es hermoso.

 

También te puede interesar:

Elvis Deluxe

Elvis Deluxe

¿Tenéis un estado mental favorito?

Yo si, pero claro me lo guardo para mi. Cada uno tendremos el nuestro, lo entenderemos a nuestra propia manera y lo alcanzamos como podemos y cuando nos dejan.

El asunto es que estos polacos, Elvis Deluxe desde luego lo tienen y lo han hecho disco.

Ya os aviso que la entrada de hoy es un poco rara, porque yo he orbitado en la red hasta acabar, esta semana, abducido por su último disco: «Favourite State Of Mind» pero no he encontrado ninguna manera «legal» de pagar por su disco sin salir de mi casa. Y claro, lo de siempre, uno quiere escuchar, uno quiere acceder a la cultura, uno quiere explorar nuevos territorios y cuando no lo consigue siquiera armado con lo necesario, sobre todo en estos tiempos, que es el peaje obligatorio de rascarse el bolsillo pues recurre a otros caminos.

Y ya aprovecho para hacer un poquito de apología del acceso a la cultura. Señores músicos, quiero apoyar sus bandas, quiero ir a sus conciertos, pero para eso quiero antes escuchar su música. Y necesito un canal para poder acceder a ella. Y no, no pienso que la cultura deba ser gratis, pero es que a veces no me dejáis otro camino, coño.

Bueno, que me despisto, Polonia, Elvis Deluxe, Stoner rock mezclado con psicodelia y groove de los 70.

Paradójicamente, no he encontrado manera de acceder a su último disco y sin embargo el anterior que hicieron es de descarga gratuita y paradójicamente también, me ha calado más hondo su primer trabajo que el segundo. Menos trabajado, con peor sonido, menos organizado, menos contundente, pero más auténtico (a mis orejas al menos… cómo mola esa palabra, ¿eh?).

Esta semana seguimos moviéndonos bajo en el radar de la distorsión y el muro de sonido, seguimos siendo indetectables en el radar de los tímpanos sangrantes y la adrenalina chorreando a borbotones por las orejas.

Esta semana nos seguimos manteniendo en los registros de las guitarras con una cantidad moderada de gain, en los de la voz melódica más que desgarrada y en los de la batería y el bajo rítmicos, sincopados, que incitan al estado mental en espiral más que en forma de bala.

He aquí por dónde nos vamos a mover:

¡Cómo mola este rollete setentero bien trabajado, joder!.

Bueno, pues su primer disco es todo así, a mi personalmente la canción que me ha enganchado es 27. Si no conociese el disco de nada habría agradecido que me dijesen que empezase por ahí, pero claro, también se habría perdido el encanto de viajar tema a tema por las diez historias que componen Lazy, el trabajo de los polacos Elvis Deluxe.

Aparte, que como ya aprendimos con Tool y su Lateralus, hay discos que no crecen de la primera canción a la última si no en forma de espiral, desde el centro hacia fuera, creo que este es uno de ellos. Elvis Deluxe os irá tragando poco a poco según avancéis sobre él hasta la mitad de su setlist para luego vomitaros de vuelta a vuestra realidad en los cinco siguientes. Todo a base de garra controlada, ritmo hipnótico y un planteamiento musical que acaricia la lisergia.

Podéis experimentar este viaje hoy mismo gratis, descargando su disco Lazy (o escuchándolo) desde su BandCamp. Su nuevo trabajo, Favourite State of Mind también lo podéis escuchar, aunque no descargar ni comprar desde dos plataformas: su MySpace y su SoundCloud y podéis estar al tanto de las aventuras y desventuras de estos polacos entrando en su Facebook o su Twitter.

En definitiva, algo que acompañe al puto frío este que no se va y no nos deja. Algo que os haga atravesar estos cielos grises y húmedos que espero que sean la promesa de algo un poco más cálido y amable.

Y si el sueño no trae ningún descanso, como cantan Elvis Deluxe en su disco, que lo haga la música, porque no sé vosotros, pero a mi es de los pocos caminos auténticamente puros que me quedan para poder caminar.

También te puede interesar:

Ten Foot Wizard

Hoy es 13 de Mayo.

Tal día como hoy hace 130 años Ecuador se independizaba de Colombia, hace cinco años más tarde el mismo día se prohibiría la esclavitud en Brasil y hace sólo 32 años se atentó en el Vaticano contra la vida de Juan Pablo II.

Si todos estos datos os dan igual, que sepáis que tal día como hoy nació Chuck Schuldiner que eso seguro que os mola más (pero por otro lado, Chuck nos dejó y también es el cumpleaños de Robert Pattinson, así que no sé yo).

Pero el tema es que hoy es 13 de Mayo del 2013 y hoy descubrís a Ten Foot Wizard.

No he pisado mucho el área en el que el desierto se vuelve azul y los riffs fuzzientos y las baterías machacanos se mezclan con el blues más potentorro. Y eso que ya van unos cuantos Lunes que caminamos de la mano en por estos senderos polvorientos. Así que si el Lunes pasado lo explorábamos un poco con los Ruby The Hatchet al otro lado del charco, vamos a ver qué se hace en la cuna del rock duro.

Así que ya va siendo, hoy os traigo, desde Manchester al Mago de los Tres Metros, al Ten Foot Wizard, el cual, en su cueva oscura ha leído sobre los riffs más oscuros que se pueden hacer con una guitarra y los ha hechizado con el más denso y sexy de los grooves posibles.

A mi me han enganchado del todo tema a tema su disco Return To The Infinite y llevo un mes con ellos dándole vueltas, sabéis que no me gusta destriparos los temas, pero hay uno en especial que me tiene enganchado y es Medicine. Y es que aunque el Mago nos confiese que ha estado buscando el amor verdadero a lo largo y ancho del universo, para todos los males tiene una medicina. Dejo en vuestras manos que queráis infectaros con los conjuros estelares que pongo al alcance de vuestra mano

Y si no veis claro el efecto que tiene la medicina del mago en el recorrido de este tema es que… no, no es posible; tenéis que entenderlo.

En definitiva, un muy buen disco, como siempre, una buena oportunidad de interrumpir en vuestras vidas con las cosas que me voy encontrado, pero en este caso, cargado de riffs, sentimiento y ritmo pero lejos de las distorsiones que te hagan saltar los tímpanos. Ten Foot Wizard es una banda muy sólida que os va a ir contando una historia deteníendose en cada tema en lo que es más importante, que os trasladéis a otro mundo a lomos de sus letras y sus temas.

Como siempre, lo podéis escuchar gratis en su Bandcamp, pero esta vez si queréis el disco para vosotros para siempre, para llevároslo donde queráis y dejárselo como herencia a vuestros vástagos os va a tocar rascaros un poco el bolsillo; unas cuatro libras para ser exacto.

Pero además os podéis pasar por su FaceBook para colaros a hurtadillas por entre los faldones del mago y volver a robarle riffs y leer de sus libros repletos de antiguo groove y ritmo.

También te puede interesar: