Electric Ruin

¡No one leaves Polka!

Ellos si, Electric Ruin si que lo hicieron y han venido para demostrároslo. Y aquí estoy yo como siempre para acercároslos. Hambrientos, sudorosos e insaciables lectores de este, nuestro rincón desértico.

¿Os imagináis el groove de los 70 con ese riff con tanta clase sobre una línea de bajo bien trabajado y la batería marcando el tempo con un traje un poco jazzy?, ¿con una melodía vocal elegante y melódica y unos solos con buen gusto y cargados de efectos un poco lisérgicos que rebotan por todas partes?. Pues no imaginéis más:

Otra joya cargada que uno se encuentra en el amplio y convexo espacio que crece y crece cada semana lleno de bandas nuevas con tanto que decir y tan buen hacer pero que habitan en la superficie de lo ignoto y lo lejano de lo sólo accesible tras la búsqueda.

Que por cierto, el disco salió, ¡antes de ayer!. Lo más fresquito del stoner rock para vosotros todas las semanas en Belial Baez, claro.

Electric Ruin y su EP homónimo son de esos trabajos que os traigo que se os enganchará por dentro, al tímpano, las tripas y lo ojos y no os va a soltar hasta que supliquéis por más.

Cuatro temas, cuatro temas es lo que componen la ruina eléctrica y os transportarán al universo que conocéis y que sólo queréis abandonar para enfrentaros a la gris y profundamente aburrida vida que tenemos. Pero ¡hey! el Psych está aquí para ayudaros a superar vuestro día a día, porque nadie abandona la Polka, pero los afortunados que lo conseguimos tenemos algo que decir, y desde luego tenemos muchas cosas que escuchar. Y si Sabbath se juntase con Kyuss y se pusieran a tocar riffs de Zepp desde el prisma azul verdoso de la psicodelia, tocarían en Electric Ruin, amigos. O se tomarían unas cervezas juntos como mínimo. Eso seguro.

Así que ir a su página de BandCamp a disfrutar de este EP de la ruina eléctrica no es la peor decisión que vais a tomar este Lunes, desde luego que no. Y comprar su trabajo al precio que consideréis más apropiado tampoco es una mala idea en absoluto.

Como no lo es, si os va el rollo, pasaros por su FaceBook y contarles qué os ha parecido el viaje en el que Electric Ruin os han embarcado desde su Ottawa natal hasta la familiaridad de vuestras orejas.

 

También te puede interesar:

Sierra

 

 

 

 

En principio podría parecer que el día 21 de Septiembre es un día como cualquier otro, pero entonces uno se dedica a escribir todos los Lunes una recomendación musical y se entera, de manera completamente colateral, que ese día es el día del Rock Progresivo.

 

 

 

 

– ¡Pero hoy no es un 21 de Septiembre!

Ya, aunque soy despistado, eso lo sé, pero es que hoy os traigo algo muy especial.

De todos los generos con los que cohabita el Stoner rock hay algunos con los que nunca se me pasaría por la cabeza que pudiera fusionarse para aportar un nuevo color en este páramo musical que exploramos juntos semana a semana. El rock progresivo es uno de ellos.

Pero entonces viajamos a través de los mares, pasando por encima de las montañas místicas, a través del tiempo, el espacio y las ciudades místicas y sólo una vez traspasando el Maelstrom, su vórtice de antimateria nos escupe en Canadá (más en concreto en Kitchener). Y lo que encontramos allí es una banda de stoner rock que se dedica a fusionarse con el rock progresivo.

Os suena bien, ¿verdad?. Vamos a ver qué hacen estos canadienses, dejemos que la luz traspase las puertas, porque es bueno, es hermoso, es justo y necesario y… bueno, y no tenemos nada mejor que hacer llegados a este punto:

http://www.youtube.com/watch?v=mMRL9HzfYx4

En realidad no tengo mucho más que comentaros. He meditado dura y largamente si traeros a Sierra y su disco Pslip aquí o no, porque de su último lanzamiento y de momento sólo podéis escuchar la canción del vídeo en YouTube o en su BandCamp.

Pero saltándome mis propias reglas, que es algo que la gente dirá que está muy mal pero que a mi me produce un placer inconfesable he decidido compartirlo con vosotros porque la canción es redonda, es interesante, suena bien, está bien hecha y sus cinco minutos y pico son una promesa de un álbum redondo. Me gusta que podáis acceder gratis a los discos aunque no lo queráis comprar. Pero hoy será diferente.

Porque llevo unos cuantos días escuchándolo y realmente lo es, realmente es un disco que queréis tener, escuchar, digerir y saborear. Confío que este Control Folly os mueva a rascaros el bolsillete para desembolsar esos 7 dólares Canadienses (algo más de cinco Euros) para gozar de este LP tan interesante y al que estoy seguro que tenéis ganas de hincarle la oreja.

Pero si no, también podemos esperar que nos dejen escucharlo entero o recorrer otros caminos para conseguirlo (que los hay), pero siempre les podéis comentar lo que opináis en su FaceBook y volver aquí a comentar qué tal ha sido y qué tal ha ido.

Pero sé que queréis disfrutar de Sierra como sé que el Lunes que viene volveré a encontrar vuestros ojos hambrientos bajo estas estrellas distantes que tanto nos desprecian a veces.

 

También te puede interesar:

Paissano

Paissano

Sentirás la distorsión girando alrededor

Pues si, alrededor, por la izquierda, por la derecha, por babor y estribor. Desde el frente desconocido y todo eso oscuro que uno deja detrás.

Me pasa algo a mi con la música en español (en todos sus colores y sabores) y es que no crecí escuchándola. Tan sencillo como eso, sencillamente no estuve suficientemente expuesto a ella según iba descubriendo, fagocitando y procesando música.

Sin embargo a veces uno se encuentra grupos, bandas que hablan en el mismo idioma que tú, no sólo musical si no también en la misma lengua y supongo que aunque es el neocortex el que procesa el lenguaje, algo debe acariciar en mi centro límbico, porque esas bandas me traspasan y se instalan tranquilamente en mi repertorio al que volver una y otra vez.

Estoy seguro que Paissano van a ser una de esas bandas. El lenguaje que utilizan en las letras es sólo uno de los motivos.

Como comentaban en el documental Global Metal y yo mismo hace bastantes entradas, una de las cosas fascinantes de estos generos musicales es que no está.

Sencillamente no existe, no te puedes exponer a él por accidente, no puedes escuchar una hit en la radio o de fondo en un anuncio y que de repente te empiece a gustar, las revistas especializadas no están precisamente muy visibles, los programas de radio no se emiten en horas de máxima audiencia. La búsqueda tiene que ser proactiva, es íntima, entre amigos, entre familiares, de manera casi oscurantista. Y sin embargo te puedes ir a cualquier país del mundo (cuando viajo y tengo tiempo lo hago) y a poco que sepas algo de este mundo te lo encuentras pronto. Te encuentras las tiendas, los bares, las salas de concierto… en fin, simplemente existe al margen de la realidad musical.

Si nos fuéramos a Argentina podríamos tener la suerte de encontrarnos con el grupo de hoy y podríamos disfrutar de un sonido muy muy stoner mezclado un poquitín con algunos detalles grunge. Con una sección rítmica impecable, un regusto por la psicodelia, un cariño evidente por el riff y un tono en general de esos de viaje estelar que viene dispuesto a traspasarte el alma.

A mi, un grupo que a partir de su segundo tema que mete en su album debut es instrumental ya me mola, por definición. Me deja muy claro qué planteamiento tienen con la música y cuál es su propuesta y de hecho Carretera y Ali Baba son dos temazos imprescindible en su disco homónimo que os irán preparando cogiéndoos de la mano para pasearos por la particular visión que Paissano tiene del universo hasta llevaros a El Embustero y De Los Magos que para mi, son el climax de la primera parte del disco dejándoos en un estado de ánimo indescriptible y anticipando lo espectacular del viaje durante los siguientes cinco temas (que no veáis cómo empieza esto a partir de Vienen Marchando).

El resto del disco os lo escucháis que si no, os lo destripo, pero ahí va un adelanto:

El disco está calentito, acaba de salir, el disco no te lo puedes perder, el disco se te va a enganchar a las tripas y no te va a soltar hasta haberte dado un buen viaje y dejarte exhausto.

¡Qué joyitas me encuentro para traeros música aquí cada Lunes, amigos y amigas!.

Y si tu no lo estás escuchando ya mismo es porque no te da la gana, porque si te vas a su BandCamp no sólo puedes escuchar gratis su disco, como siempre, si no que además te lo puedes descargar gratis y de premio te apuntan a su mailing list para que estés al día de lo que pasa en el Universo del Paissa. Pero vamos, que también os podéis dar una vuelta por su MySpace o por su FaceBook para comentarles lo buenísimo que es su trabajo.

Tenemos psicodelia, desierto, rock, distorsión, coros y atmósferas delirantes para rato, compañeros.

Y aunque el calor aún no haya llegado, cuando venga os dará en toda la cara y os agotará.

Que no os pille sin buena música que escuchar.

También te puede interesar:

Chivo

Chivo

“El stoner rock gusta a veteranos gordos y a cachorros imberbes”

Esto lo he sacado de la descripción del grupo que está en FaceBook, ¿cómo se os queda el cuerpo?.

Bueno, yo creo que el espectro de audiencia que busca los sonidos del desierto es más amplio pero eso os lo voy a dejar a vosotros, que me llevéis la contraria y mantengáis un animado debate con vosotros mismos en la carcel de vuestras propias cabezas. Yo, personalmente no me veo ni en el primer grupo ni en el segundo, pero no les voy a llevar mucho la contraria que sus dos discos me gustan mucho. Así que callo.

Afortunadamente, pues, el grupo que os traigo hoy amigos y amigas, no se define como un grupo de Stoner Rock exactamente; aunque la verdad es que el desierto está ahí, el riff árido e hipnótico está ahí, la voz desgarrada está ahí, el bajo bien presente está ahí. Pero coincido con los dueños del trabajo que os voy a recomendar hoy en que no son sólo Stoner.

Hoy os traigo a Chivo.

Una banda de aquí aunque por el sonido y lo elaborado de los temas pueda no parecerlo. Ellos son de Portugalete-Barakaldo y se definen así: “A nuestro estilo lo llamamos rock ‘cantankerous’ (malhumorado, pendenciero), o sea rock arisco con fuzz“.

¡Cómo me mola la descripción!. Y lo digo sin sarcasmo, ¿eh?. Es que como ya hemos hablado varias veces, es la industria la que necesita poner etiquetas a las cosas para poder colocarlas en baldas en las tiendas. Pero a nosotros no nos hacen falta y a los creadores de la música tampoco. Y cuando te pones creativo con los temas es difícil encajarlos en una sóla categoría.

A mi Chivo me suenan un poquito a Stoner, si. Y un poquito a Doom también. Pero es que además me tienen cautivadito el corazón porque sobre todo me suenan a los grupos de los 90 que les gustaba la música de los 70 (a mi es que esto de saltar en el tiempo de 20 en 20 años me gusta mucho). Y para muestra un botón:

Me vais a decir que no suena a rock revisitado hace veinte años y despojado de todo lo que sobra para dejarlo desnudo, puro y potente (cada vez que paso por Feed The Show o por Falling Away vuelvo un par de veces sobre ellas).

Cantankerous Rock son 10 temas bien hechos, trabajados, crudos, potentes que no te puedes perder esta semana si es que quieres escuchar rock bien hecho directo a tu tímpano.

Pues este bofetón de distorsión, ritmo y potencia que viene desde el Norte de España lo podéis escuchar totalmente gratis como podéis descargar su primer disco de la misma manera. El segundo lo tendréis que pagar si lo queréis bajar, pero a un precio imbatible, como siempre en el BandCamp de la banda.

Y también es podéis pasar por su FaceBook o su MySpace por si le queréis decir algo a la oreja a este Chivo del Norte que hace música que apunta al Sur.

También te puede interesar:

Blue Aside

Blue Aside

Viajemos a traves del tiempo y el espacio este Lunes, amigos y amigas.

Si nos seguís Lunes a Lunes en estas recomendaciones de Stoner Rock tenemos una idea bastante clara de con qué música os gusta alimentar a vuestros lóbulos prefrontales y vuestros estriados ventrales. Con qué os gusta cargaros de energía, rabia y energía lisérgica.

Pero no todo es así en el Stoner Rock, amigos y amigas. Yo siento mucha debilidad también por esos trabajos cargados de psicodelia, de atmósferas y de prismas cristalinos que distorsionan las distintas capas de realidad en los distintos anillos de la existencia. Así que vamos a ver qué tal andáis de muelas y sistema gástrico.

Por bandas como Blue Aside y su trabajo The Moles Of A Dying Race.

Hablemos un poco de ellos, son un power-trio de Boston que les mola mucho el riff del stoner rock, el bajo potentorro y la batería contundente, pero claro, también les va mucho Pink Floyd o cosas como Yob, Boris o Dead Meadow.

Y como además se definen como una banda que hace discos conceptuales, nos dan la oportunidad de ser el viajero interestelar, que aterrizado en el planeta en proceso de extinción de Austahu presencia la terrible historia de una civilización que se está extinguiendo y mientras los ricos y poderosos utilizan todo lo que está en su mano para seguir viviendo bien, la gente común comienza a vivir bajo tierra. De ahí el nombre de su trabajo. ¿Cómo acaba la historia?. Para eso os vais a tener que escuchar el disco entero, unos 60 minutos de buena música con una historia más que interesante y final desconcertante.

No os digo como acaba, pero empieza más o menos así:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=6bQb0DsWGGo&w=560&h=315]

¿Os ha picado el gusanillo?. Sé que si, pero también es digo que a lo largo de los ocho temas que componen el disco os vais a encontrar mucha melodía, muchas partes agresivas y ásperas, muchas partes atmosféricas en las que el tono se va a expandiendo mutando, girando y colapsándose para luego volver a expandirse en vuestros oídos y vuestros cerebros. Mucho cambio de ritmo, de velocidad, de energía… mucha riqueza tonal para vuestras castigadas orejas.

The Moles Of A Dying Race es un disco de Stoner Rock, es un disco de progresivo, es un disco psicodélico y es un discazo en definitiva.

Disco que podéis comprar por mucho menos de lo que seguramente podríamos desear para algo tan bien hecho y como siempre, escuchar gratis en su BandCamp.

Y como siempre también, os animo a que os pongáis en contacto con ellos y les comentéis, si queréis qué os ha parecido su trabajo, qué os gusta, qué no, o qué andan haciendo; lo podéis hacer a través de su FaceBook o de su MySpace.

Lo mejor de estos discos, es que tienen tanta chicha que no sólo aguantan bien sucesivas escuchas, es que con cada vuelta del disco van mejorando, poco a poco.

Ya me contaréis qué vais descubriendo en vuestro viaje de visita a la raza de los topos que se extinguen.

Viajad, viajad, viajad, viajad, viajad, viajad, viajad.

También te puede interesar: