Electric Ruin

¡No one leaves Polka!

Ellos si, Electric Ruin si que lo hicieron y han venido para demostrároslo. Y aquí estoy yo como siempre para acercároslos. Hambrientos, sudorosos e insaciables lectores de este, nuestro rincón desértico.

¿Os imagináis el groove de los 70 con ese riff con tanta clase sobre una línea de bajo bien trabajado y la batería marcando el tempo con un traje un poco jazzy?, ¿con una melodía vocal elegante y melódica y unos solos con buen gusto y cargados de efectos un poco lisérgicos que rebotan por todas partes?. Pues no imaginéis más:

Otra joya cargada que uno se encuentra en el amplio y convexo espacio que crece y crece cada semana lleno de bandas nuevas con tanto que decir y tan buen hacer pero que habitan en la superficie de lo ignoto y lo lejano de lo sólo accesible tras la búsqueda.

Que por cierto, el disco salió, ¡antes de ayer!. Lo más fresquito del stoner rock para vosotros todas las semanas en Belial Baez, claro.

Electric Ruin y su EP homónimo son de esos trabajos que os traigo que se os enganchará por dentro, al tímpano, las tripas y lo ojos y no os va a soltar hasta que supliquéis por más.

Cuatro temas, cuatro temas es lo que componen la ruina eléctrica y os transportarán al universo que conocéis y que sólo queréis abandonar para enfrentaros a la gris y profundamente aburrida vida que tenemos. Pero ¡hey! el Psych está aquí para ayudaros a superar vuestro día a día, porque nadie abandona la Polka, pero los afortunados que lo conseguimos tenemos algo que decir, y desde luego tenemos muchas cosas que escuchar. Y si Sabbath se juntase con Kyuss y se pusieran a tocar riffs de Zepp desde el prisma azul verdoso de la psicodelia, tocarían en Electric Ruin, amigos. O se tomarían unas cervezas juntos como mínimo. Eso seguro.

Así que ir a su página de BandCamp a disfrutar de este EP de la ruina eléctrica no es la peor decisión que vais a tomar este Lunes, desde luego que no. Y comprar su trabajo al precio que consideréis más apropiado tampoco es una mala idea en absoluto.

Como no lo es, si os va el rollo, pasaros por su FaceBook y contarles qué os ha parecido el viaje en el que Electric Ruin os han embarcado desde su Ottawa natal hasta la familiaridad de vuestras orejas.

 

También te puede interesar:

Monobrow (Escucha gratuita y compra al precio que quieras)

MonoBrow

Buenos días, hijos e hijas del sonido del desierto.

Si, es día 24 y es uno de esos días que son especiales para un porcentaje grande de la humanidad, ¿así que por qué no realizar esta celebración a ritmo de riff, bajo machachón y batería pesada?.

Como hoy estaréis todo el día liados con la familia, la comida, el teléfono, los mensajes, el WhatsApp y la madre que parió a todo el sistema de comunicación occidental, he pensado que ya bastantes palabras vais a tener que usar como para que os griten más.

Y para esto, Monobrow son perfectos.

 

Estos Canadienses de Ottawa se describen a si mismos en su página como científicos instrumentales. Por lo visto, se formaron en una helada tarde de 2009 e instantáneamente surgió la química a través de un amor común por lo heavy.

Y es que, amigos y amigas, la música del desierto, efectivamente lo es, pero éste no tiene por qué estar hecho de arena.

Si lo pensáis, cerráis los ojos y visualizáis un extensión infinita de hielo enfrente de vosotros y a vosotros en medio de una inmensidad blanca notaréis el ritmo, el groove y la melodía que más os hacen vibrar llegando a vosotros poco a poco y tomando posesión de vuestra mente.

¿Que estoy flipando?. Comprobadlo por vosotros mismos:

Como veis, la banda juega tanto con el riff «stonero» como con el tempo como con la melodía más doom. Vamos, perfecto para celebrar esta noche en la que, según los celtas, los difuntos vagan para revisitar a sus familiares.

Y habéis de celebrar, amigos, habéis de hacerlo porque el regreso del Sol y el momento en el que los días cada vez son un poco más largos y la oscuridad va quedando atrás es motivo siempre de celebración.

Todos aquí escuchamos la música del calor más asfixiante, pero probablemente el mejor momento para hacerlo sea cuando el sol deja de quemar.

Así que es un disco perfecto para hoy, para que pase, como decía, la cena, las llamadas, los mensajes y después de todo eso os juntéis unos cuantos de vosotros, a ser posible en círculo y comencéis a perderos en el blues del triángulo de Bennington que han lanzado este Septiembre los MonoBro mientras… bueno, vosotros sabréis lo que hacéis; pero desapareced, desapareced, desapareced, desapareced, desapareced en las texturas de los seis temas que podéis escuchar en el BandCamp de MonoBrow.

Hay mucha banda que hace este estilo, instrumental, lo que pasa es que, como sabéis, a mi me hace falta la voz contándome cosas, pero hay algunos discos tan buenos como este que se pueden disfrutar sólo con el sonido.

¡A gozarlo!. Y si además os engancha la mitad que a mi podéis comprar su disco al precio que consideréis razonable (desde nada hasta la infinitud del cosmos de vuestra cuenta corriente). O haceros con una copia física, una camiseta o demás en su apartado de Merchandising.

Y si les queréis seguir la pista, podéis hacerlo en su Facebook, su ReverbNation o su MySpace

Nos comentan también los MonoBrow que os animéis a mandarles un mensaje con vuestras impresiones del album, que os lo agradecerán mucho, que si podéis que vayáis a verlos en directo (aunque esté complicado, que seguro que os va a encantar) y que estéis atentos a sus novedades que en 2013, dentro de poquito, habrá más material nuevo suyo que seguro será, al menos, igual de bueno.

2012 ha sido un año grande, para que se acabe sólo quedan siete días. Los mismos que os quedan hasta vuestro nuevo disco de Stoner, ¿cuál elegiremos para cerrarlo?.

También te puede interesar: