Técnica de guitarra: Patrones de púa alterna

Son tan sólo 3 ejercicios muy simples, pero que resultan más útiles de lo que podría parecer a primera vista.

La mayor parte de guitarristas tenemos tendencia a comenzar un ejercicio o un lick púa abajo, incluso cuando entramos a contratiempo. Esto es un error, por muchos motivos, especialmente, cara a llevar el tempo y automatizar los patrones de púa alterna y la subdivisión a semicorcheas.

Por ello, en estos ejercicios (el primero es un alternate picking con nota pedal descendente, en lugar de la típica ascendente) obligo a cambiar ese patrón de púa. El primero es lo que resultaría “normal”, un patrón de púa-contrapúa, comenzando con púa. El segundo, en cambio, comienza a contratiempo, por lo que el patrón de púa se invierte, revelando posibles carencias en nuestra técnica de púa (ejercicios tipo que uso con alumnos para detectar debilidades o puntos ciegos en su técnica)

El tercer ejercicio no es más que el clásico 1-2-3-4, pero con saltos de cuerda.

De igual modo, podéis probar a hacer lo mismo, y realizar luego el ejercicio entrando con contrapúa una semicorchea antes de comenzar el compás. De este modo, caerías púa abajo con la segunda nota (el 2 del 1-2-3-4) y el patrón de púa se invertiría, complicando el ejercicio y, de nuevo, detectando puntos ciegos.

Aternate 1
Aternate 2

También te puede interesar:

Como tocar y covers… Nuages, clásico de jazz

Hoy os traigo un clásico, un estándar de jazz, Nuages, compuesto por el genial Django Reinhardt, versionado por los mejores, con una video lección en inglés de Jake Reichbart, en la que podéis activar subtítulos en inglés. Su lenguaje es bastante sencillo, así que se entiende muy bien y está bien realizada.

Os dejo también videos en ejemplo del tema en diversas versiones.

También te puede interesar:

Educación auditiva; importancia y trabajo

La educación auditiva es el gran desconocido del trabajo del músico, un trabajo que resulta importantísimo, tanto para el músico profesional, como para el músico amateur.

¿Qué es realmente la educación auditiva y por qué hay que trabajarla?

La educación auditiva no es más que el desarrollo del oído musical, que nos permite ser capaces de relacionar diferentes sonidos, es decir intervalos. Gracias a esto, a la larga distinguiremos mejor escalas, acordes, o progresiones, dado que todas ellas están formadas por intervalos.

Esto nos serviría en varios aspectos de la música; distinguir auditivamente una escala y un acorde de otro, ser capaces de sacar un tema de oído con relativa facilidad, improvisar sabiendo cuál es la nota que buscamos y que está en nuestra cabeza, sacar un solo o un punteo, componer a mayor velocidad, saber instintivamente qué adornos o tensiones quedan mejor sobre determinados acordes… y no menos importante, comenzar a utilizar como músicos intervalos que naturalmente no se nos ocurrirían, lo que deriva en una mayor variedad en el fraseo o en nuestras secciones rítmicas, en una mayor capacidad de improvisación y composición, y en un sonido menos escalar y monótono.

La diferencia entre un músico que trabaja educación auditiva y uno que no lo hace se manifiesta sobre todo a la larga, ya que la educación auditiva ocupa poco tiempo en el apartado de estudio y, sin embargo, nos permite ahorrar muchísimo tiempo cuando pasan meses.

Lo primero que debemos comprender es que, por las propiedades del oído humano, la educación auditiva no puede trabajarse durante períodos prolongados de tiempo. Se produce un agotamiento de la percepción auditiva, por lo que dedicar espacios temporales de más de media hora a ésta tarea resultaría contraproducente. De ahí que lo lógico sea trabajar diariamente, o tres o cuatro días a la semana durante aproximadamente 15 o 20 minutos. Si disponemos de más tiempo, debemos espaciar el estudio que realizamos.

Antes de comenzar a estudiar, debemos diseñar un programa. Existen programas en Internet muy útiles para este fin. Lo primero que debemos tener en cuenta es que lo más importante es la diferenciación entre intervalos, para lo cual conviene relacionar melodías conocidas con cada uno de los diferentes tipos de intervalos hasta alcanzar la octava. Por ejemplo, la quinta justa (5) suena como el comienzo de la guerra de las galaxias. Existen intervalos ascendentes, descendentes y armónicos, pero lo lógico, para identificar cada intervalo como una unidad, aparezca en la forma que aparezca, es que únicamente relacionemos una melodía por cada intervalo. En caso contrario, podríamos llegar a considerar las distintas formas de un mismo intervalo, como intervalos diferentes.

Antes de meternos con el estudio auditivo de acordes, escalas, o dictados melódicos o de progresiones, tenemos que tener un porcentaje de acierto en intervalos en su forma simple ( hasta alcanzar la octava desde la tónica) que ronde el 100%. Dado que todo lo demás depende de nuestra capacidad de distinguir intervalos, es ilógico comenzar la casa por el tejado. Después, comenzaremos el estudio de acordes y dictados melódicos, trataremos de cantar pequeñas porciones solistas, y finalmente trataremos las progresiones de acordes.

Por ello, os aconsejo a todos, músicos profesionales o amateurs e instrumentistas varios, que comencéis una rutina de educación auditiva que, a lo largo de los meses,cambiará por completo vuestra vida musical.

También te puede interesar:

Locrio; improvisación para todos los niveles y consejos

Encontramos esta base en E Locrio por youtube. Ahora, unos breves consejos para improvisar;

Si no conocéis la armonía modal, podéis utilizar la escala de F Mayor, tratando de partir desde su sétpima (E) y parandóos con frecuencia en el arpegio Em7b5, para darle el “aire” locrio.

También podéis utilizar la pentatónica de Dm o la escala de blues de D, y combinarla con la pentatónica de CM y con Gm pentatónica, siendo Dm dominante.

En caso de conocer armonía modal, podéis tocar E Locrio, incidiendo también en el arpegio E semidisminuído, así como en los arpegios C7 y Gm7

Podéis utilizar modos complementarios, rearmonizando como si sonaran los acordes de C Mixolidio, o G dórico. En este caso el tipo de sonido cambiará, siempre que resolváis sobre las cualidades del modo y sobre las notas del acorde.

Por último, la escala disminuída de E de forma transitoria, y la escala lidia dominante (modo de la menor melódica) de Bb le darían un interesante aire a la hora de tocar “outside”, resolviendo en especial sobre los arpegios previamente indicados

También te puede interesar:

Dórico: Backing track y explicación para improvisar

El modo dórico es un modo derivado de la escala mayor (Si miramos los modos desde el punto de vista de la armonía mayor), pero realmente se trata de un modo menor con un aire “fusionero”, más rockero de lo habitual, usado por guitarristas como Joe Satriani, George Lynch, o Carlos Santana. Es un clásico en el jazz, pudiendo poner como ejemplo el tema So What de Miles Davis, y formando parte de la progresión II-V-I de escala menor según el chord scale.

Este modo puede analizarse como un modo menor con sexta mayor, lo que a nivel armónico genera un tritono entre su 3ª menor y su 6ª mayor. Esa tensión genera este peculiar sonido de un modo mayor que, sin embargo, no suena tan melancólico y predecible con el eólico al tener esa 6ª mayor.

Hoy os dejo una backing. Según lo explicado podemos tocar pentatónica de Dm, escala de blues de D, D dórico (escala mayor de C también sirve) o pentatónica moda dórica de D

Podemos utilizar para improvisar:

El modo dórico (Escala menor con 6ª mayor) o bien tocar la escala mayor que está un tono por debajo (para tocar dórico de D, se toca escala mayor de C) pero recayendo sobre notas del acorde del modo (es decir, tocar en C mayor pero recayendo sobre notas de Dm7)

La pentatónica menor o la escala de blues de la tónica del modo (para tocar un dórico en Dm, tocar pentatónica menor de D con nota de blues)

Una combinación de ambas escalas.

Pentatónica moda dórica (con sonido japonés u oriental, 1-2-3b-5-6) que genera un fraseo diferente e interesante.

 

También te puede interesar: