She is so blues – Improvisación con Mesa Boogie modificado

Improvisación de blues con sabor vintage con una JR Stratocaster signature y un equipo Mesa Boogie modificado ( Triaxis, etapa 2:90 ), pantalla Mesa boogie 1×12 studio, añadiendo un Tube Screamer 808 de Ibanez, por Belial Baez.

El equipo Mesa Boogie al completo ha sido modificado por Manuel Olivares, conocido como Phakkito en diversos foros (residente en Madrid), especialista en amplificadores virtuales.

Recordad buscar el blues en vuestro interior. Al final, la vida se trata de sentir y la música también. Con fallos o sin ellos, esto parte desde el corazón.

También te puede interesar:

Steve Vai – crónica del concierto en Barcelona por Metal Symphony


Como en otras ocasiones, los compañeros de Metal Symphony nos traen una muestra del buen hacer de sus cronistas en directo, en este caso, con un concierto digno de los fans de los ochenta-noventa y del guitarrista Steve Vai, que tras destacar con Frank Zappa, Dave Lee Roth y Whitesnake, se consolidó como uno de los músicos instrumentales con más ventas de la historia.

Parece que el set list no fue el mismo que en Madrid, aunque si muy parecido, donde si tocó algunos temas que los compañeros de Barcelona echaron en falta. La gira de Vai se ha cerrado con llenos absolutos, lo cual demuestra que es un guitarrista solista diferente. En los últimos años su popularidad entre el público se ha visto acrecentada por su participación en bandas sonoras de videojuegos de gran popularidad, o la aparición de sus temas en el popular Guitar Hero

Cronica del concierto

 

También te puede interesar:

Steve Vai y su forma particular de entender los villancicos

Este tema pertenece al disco The Seventh Song.

Es un villancico con un corte claramente orientado al jazz interpretado por Steve Vai, endoser de Ibanez, y guitar hero reconocido a nivel, no solo mundial, sino histórico. Con este tema iniciamos nuestra particular versión guitarrera de la navidad.

Para los acostumbrados a sus acrobacias más veloces tipo shred, puede parecer extraño que Vai haga una versión tan tranquila y melodiosa de este clásico de los años 60, con su impronta y su particular estilo, muy diferente al del resto de los “terrestres”; espero que disfrutéis de esta genial interpretación.

También te puede interesar:

Steve Vai en Madrid, crónica de un concierto inolvidable


Existen dos tipos de músicos, por lo general, muy diferenciados. Por una parte, tenemos los músicos de “estudio”, aquellos que ganan con cada disco, que llenan los LPs de detalles, arreglos, con una composición exquisita. Suelen ser buenos en directo, pero se encuentran más cómodos en las salas de grabación y el resultado de sus discos es superior al del directo. El primer Steve Vai pertenecía a este grupo, profesionales, y con muchísimo mérito, con cientos de guitarras grabadas en sus discos, instrumentos irreproducibles en una gira sin llevar orquestas, y un sonido muy procesado.

Por otra parte, existe el músico de “directo”. El músico de directo crea un disco sin importarle tanto la sensación del oyente al escucharlo. Busca las sensaciones, la energía primaria, la conexión con un público real. Disfruta, hace disfrutar. Sus temas pueden no ser geniales, pero buscan el momento en directo. Ese solo de guitarra en el que moverse, en el que alzar la guitarra tras la cabeza o hacer artificios. La pasión, la entrega. El riff o el break de batería que eriza el vello. Steve Vai, en su madurez, se ha convertido en uno de esos músicos.

El domingo 16 de Diciembre, en la sala La Riviera, un genial Steve Vai, con una banda de lujo, compuesta por formación de guitarra rítmico, baterista, bajista, y sumando la originalidad de una genial Lira eléctrica, demostró lo que un genial músico de directo debe ser durante más de 2 horas de concierto, con actuaciones individuales de cada músico, movimientos esperpénticos, un juego de comentarios humorísticos y complicidad con el público, y atuendos cada vez más surrealistas incluyendo sus trajes con luces led, mástiles luminosos en sus ibanez jem y un derroche de virtuosismo y buen gusto.

Vai y su banda abarrotaron la sala madrileña a unos precios que no eran precisamente asequibles, demostrando que la figura del guitar hero y el shred (aunque Vai cada día es menos shredder y más Vai) siguen vigentes y aún pueden llenar salas.

Tocó algunos temas de su nuevo trabajo, The Story of light, pero la actuación se basó, principalmente, en un completo repaso a su discografía, con temas de Flex-able , Passion & Warfare, Fire Garden, Alien Love Secrets o Real Illusions. Además, crearon un tema improvisado con la ayuda de dos colaboradores no músicos del público, que subieron de forma voluntaria para tararear motivos que Vai y su banda tocaron. Vai terminó llamando a la chica, de nombre ángela, “little flower”, en un alarde de simpatía.

Tender Surrender, The audience is listening, Building the church, Whispering a prayer, The answer o The attitude song, aderezados con una impresionante actuación acústica en la que, haciendo gala de un increíble oído musical, cantó las frases que tocaba con su guitarra como hacía George Benson, a una velocidad endiablada.

Nunca había tenido la ocasión de ver a este genio de las 6 cuerdas, y solo puedo expresar mi admiración hacia su labor en directo, si bien, pudiendo hablar a posteriori con fanáticos y seguidores del mismo, descubro que no siempre ha tenido esa energía en directo, algo de agradecer. Vai cada día es más Vai, pero tiene esa energía propia del rock de los 80 en directo.

Como curiosidad, el sonido de Vai era puro. Con su Carvin Legacy Signature, un G-force y un wah, muy poca distorsión, y una técnica de púas y de finger picking con el pulgar increíbles, dio una lección demostrando que un sonido valvular muy puro puede asociarse a la figura de un guitarrista solista.

También te puede interesar:

Entrevista a Steve Vai en Metal Symphony

Entrevista, con motivo de la gira española, a uno de los más grandes guitarristas del mundo, Steve Vai, uno de los instrumentistas de guitarra con más ventas en la historia, maestro del shred, creador de una corriente de virtuosismo y parafernalia en directo, y genio de las 6 y 7 cuerdas, además de uno de los endosers más clásicos de Ibanez guitars, junto a Joe Satriani.

Vai ha formado parte de Whitesnake, la banda de Dave Lee Roth, y ha formado el G3 con Joe Satriani, tocando en directo con guitarristas de la talla de Eric Johnson, Tony McAlpine, John Petrucci, Steve Lukather, Malmsteen… También ha participado en películas como Crossroad

Su disco más famoso es Passion & Warfare, considerado uno de los grandes LPs de la música moderna.

Entrevista a Steve Vai

Enlace a la entrevista en Metal Symphony

También te puede interesar: