Switchblade Jesus

¡Ay!, amigos y amigas.

¿Qué define lo que somos?, ¿qué define lo que hacemos?.

¿Es innato?, ¿nacemos con ello?. ¿Está nuestro destino escrito en un libro polvoriento bajo una duna del desierto y simplemente recorremos nuestro camino pasando por todos los puntos que nos esperan?. ¿O por el contrario el horizonte de posibilidades, aunque Dios no juegue a los dados, es prácticamente infinito y sucumbe al principio de incertidumbre con cada pequeña decisión que tomamos?.

Yo no lo sé. Vosotros no lo sabéis tampoco, no me jodáis.

Switchblade Jesus tampoco lo sabe. Pero yo si que sé que si creces en una ciudad en Texas que se llama Corpus Christi y te mondas una banda tienes pocas alternativas, pero en cualquiera de ellas tienes todas las papeletas para hacerlo bien.

La banda que os traigo hoy, por supuesto se ha entregado a las arenas, al polvo, al groove y a esa música hecho con una cerveza en la mano donde el ritmo y el «rollo» que ninguno sabemos definir bien ha de ser omnipresente.

Y lo han conseguido, ¡oh, si!, en verdad, en verdad os digo que escuchar Switchblade Jesus en esta mañana calurosa de Lunes es probablemente de las mejores decisiones que podáis tomar. Y si el resto de vuestra vida se ve modificado por esta decisión, bienvenido sea. Y si está todo fijado… ¡coño!, ¡entonces no os preocupéis, no podéis hacer nada!.

Vamos a meterle el dedito en la oreja al destino:

http://www.youtube.com/watch?v=PPxdHH2Y8Bw

Qué ritmo más rico, ¿eh?. Esto tejanos saben de lo que hablen. Ellos no hablan de etiquetas, no crea que sepan muy bien definir qué música hacen. Hacen rock. Del que mola. Punto (a mi, en concreto Equinox, me… me pone bambú).

Hermanos y hermanas de este oculto culo, démosnos las manos y preparemos en compañía nuestros sentidos para la venida del Jesús afilado, porque lo que bien suena purifica nuestra alma, antes, ahora y siempre.

Así que peregrinemos hasta el BandCamp de Switchblade Jesus para gozarlo escuchando gratis su disco y meditemos también en las múltiples posibilidades de los tiempos modernos visitando su Blog, su FaceBook, su Twitter, su Instagram o si queremos unirnos un poco a la fiebre consumista cotidiana su BigCartel para comprarles algo.

Sudad, sudad malditos, os advertí de que el calor llegaría y aquí está.

Y ha venido para quedarse.

También te puede interesar:

Red Desert (escucha gratuita)

Red Desert

El lenguaje, amigos y amigas.

El lenguaje es difícil de usar, eso es así.

El idioma al menos, que lenguajes hay muchos.

¿A que todos habéis experimentado esa sensación de no encontrar las palabras adecuadas para describir algo que tenéis en la cabeza?. Una sensación, un color, una reacción, ese… algo que se escapa entre los dedos cuando lo quieres poner en palabras.

El sonido es algo difícil de describir con palabras, si habláis con un música es bastante fácil que se os pierda demasiado pronto en palabras ambiguas que para él no significará lo mismo que para vosotros.

Hay un cierto tipo de sonido que cruje. Que es sucio y cortante. Y como además es afilado, os disecciona el estado de ánimo llenándolo todo de algo nuevo que vibra. Y como además es polvoriento se os mete en los ojos y en las orejas llenándolo todo.

Ahí os queda esa definición. Bueno, pues ese sonido podría sellar el trabajo del grupo de hoy, Red Desert. Ellos son de Minneapolis y no han venido al mundo musical a inventar lo que ya está inventado. Ellos ya saben lo que les gusta, saben lo que os gusta, viven en ello y os quieren invitar, así que como ponen en su BandCamp: «Afina grave. Súbelo. Riffea». Ya, ya sé que esa castellanización de Riff es para matarme, pero es lo que hay, amigos y amigas.

Decía Hesse, que la mejor manera de vencer las enfermedades del cuerpo y del alma no es rebelarse contra ellas, porque el cuerpo es suficientemente listo como para vencerlas así como la mente. Que la mejor manera de vencerlas es abandonarse y darse a ellas para poder mirarlas a los ojos.

Abandonáos al polvo desértico conmigo una semana más.

Porque Red Desert han sacado su primer disco, Damned By Fate. Nueve temas llenos de groove, de sludge, de distorsión burra, de melodía, de riffs potentorros creados en los 70 y pulidos a día de hoy. Baterías potentes y bajos percusivos (qué bajo más guapo se gastan estos señores) con una voz muy melódica que os va a encantar.

¿No me creeis?.

¿A que ahora si?.

Pues es todo así, lisérgicos lectores, es todo así de bueno. Es un disco con muy pocas sorpresas, pero oye, cuando uno encuentra algo bueno, ¿por qué querría cambiarlo?. Tiene sus momentos más intensos, sus momentos más psicodélicos, sus momentos más sludge, pero no os esperéis otra cosa más que stoner/sludge del potente repartido en 9 temas.

A mi, en concreto, Blind Crossing me tiene enamoradito. Cosa del regusto que tengo por la escena de Seattle de los 90, supongo. Pero estoy seguro que cada uno de vosotros va a encontrar su propio espacio en este Damned By Fate. Sé que lo haréis porque sencillamente este disco no os lo podéis perder.

Lo podéis escuchar como siempre en su BandCamp, dónde también podéis comprar este discazo que al cambio vienen siendo unos 5 Euretes o en su ReverbNation y además si os mola el rollo de la copia física, comprarlo en la página de su discográfica.

Y cuando hayáis decidido si queréis escuchar o apoyar un poquillo a este grupazo, os podéis pasar por su Facebook a contarles vuestras cosas.

Estamos malditos por nuestro destino y por eso buscamos la manera de escapar, compañeros y el que esté libre de esta maldición que tire la primera piedra… hacia el nuestro, para romperlo.

Algunos pintan, otros escriben, otros no hacen nada pero se les nota el alma en la cara como decía Bukowski. Esta semana podéis quemar vuestras maldiciones al ritmo de la bruja sagrada de Damned By Fate de Red Desert.

La semana que viene, más.

También te puede interesar:

Crítica de British Lion por Belial Báez para GuitarExperience

Crítica para la radio-web Guitarexperience radio show, con la que colaboraré de forma periódica. Se trata de la crítica del primer disco en solitario del bajista de la afamada banda de heavy metal Iron Maiden, Steve Harris, cuyo nombre es British Lion.

Si bien la crítica es dura, la he hecho con todo el res continúa leyendo para descubrir la crítica

También te puede interesar:

Death Valley Driver (escucha gratuita)

Death Valley Driver

A estas alturas de la historia, imagino que todos tenemos bastante claro en qué terrenos se mueve el Stoner Rock o Stoner Metal en el 2012, o lo que queda de él.

El Stoner Rock, como tal en su más pura esencia, hemos ido viendo Lunes a Lunes que se empieza a gestar en el 82 y comparte semilla con la misma génesis del movimiento grunge aunque se parece bastante poco. El Stoner Rock (luego llamado desert rock, entre otras cosas), coge el groove, el ritmo y el riff de los primeros Blue Cheer, MC5, Stooges entre otros muchísimos grupos y por supuesto de los Sabbath.

No ha sido un genero que haya tenido un seguimiento comercial particularmente marcado y eso le ha permitido ir mutando alegremente combinándose con otros generos y cambiando de sonido, de temática y actitud.

Si hoy tuviese que hacer una gran clasificación de los grupos que hoy dicen que hacen Stoner Rock o Stoner Metal haría dos grandes equipos dentro de este estilo (ya sabéis lo poco que me gustan las etiquetas).

Los que se han dedicado más a crear atmósferas envolventes y melodías hipnóticas, de ritmo lento y lisérgico y los que se han quedado con lo machacón del riff repetido una y otra vez y lo han endurecido lanzándotelo a la cara.

Death Valley Driver son, claramente del segundo equipo.

La verdad es que tengo sentimientos encontrados con este grupo de Halifax, algunos de los temas no soy capaz de escucharlos una sóla vez porque me parecen sencillamente geniales y sin embargo en otros mi interés decrece una barbaridad (afortunadamente son sólo un par… pero es que el disco tiene ocho).

– Bueno, ¿y si no es un disco excelente, estupendo y fantástico por qué lo compartes?.

Pues porque las partes que captan mi interés lo hacen de una manera brutal. Death Valley Driver combina lo que más me gusta del Stoner (el riff y ese sonido un poco Southern) con un sonido y una voz del thrash más moderno y un groove en general que poco tiene que envidiarle al de los Corrosion of Conformity, por ejemplo.

El disco dura un asalto, la verdad, ocho temas que se pasan rápido (son cortitos) pero es que además la energía y la velocidad que tienen te hace experimentar que los temas son una bofetada tras otra de distorsión, energía y mala baba de la que mola.

Para muestra un botón, esta vez, para el vídeo he escogido una actuación en directo que no es que suene particularmente bien, pero podéis ver ahí sin trampa ni cartón como se las gasta esta gente:

¿Ya os habéis partido el cuello y se os han inyectado un poquillo los ojos en sangre?.

Eso está muy bien, muy probablemente esa era la idea que tuvieron en mente Dan Hodgson, Ric Rumbolt, Ryan P. Gallant, Ray Blaquiere y Nick Doucette cuando grabaron estos ocho temas que hoy tenéis a un click de distancia para escuchar gratis en su BandCamp.

El disco, también lo podéis comprar a través del mismo BandCamp por unos cinco Euretes más o menos que pese a que un par de temas me den un poco igual y el sonido del disco no me entusiasme, el conjunto del trabajo de Death Valley Driver vale bastante más de ese dinero y merece muchísimo la pena sólo por la energía y la potencia que tienen y usan para daros con ella en toda la cara.

Yo me los apunto para seguirlos, porque este, ahí donde lo véis es su primer trabajo (nada de EP’s, ni demos ni nada… ocho temas, así del tirón) y estoy seguro que su siguiente disco, de haberlo, será absolutamente genial y espero que con una producción un poquito mejor (cuánto más mayor me hago, más tonto me pongo con estas cosas) pero también podéis estar actualizados sobre lo que hacen, sus giras y sus conciertos en su ReverbNation y en su Twitter

¿La semana que viene qué os tocará, subidona (como hoy) o bajona?.

Vamos, que no sé si acabar el año con Stoner Rock de este burro o del introspectivo y melódico en el que os podéis perder mientras consumís sustancias.

Se aceptan sugerencias.

También te puede interesar:

5 grandes películas relacionadas con la música

Vamos a hacer una pequeña recopilación para todos los cinéfilos de diez películas que tengan alguna relación con la música, teniendo en cuenta que no necesiaramente han de ser musicales. No será la última vez que realice un artículo de estas características.

Trataré de proponer obras diversas y con diferentes estilos musicales, espero que os guste.

1 – The Wall (Alan Parker)

Musical rodado en 1982, se basa en la misma obra de la banda británica Pink Floyd. Es un film con una fuerte carga psicológica, que utiliza las letras de los temas originales de Roger Waters. La película, al igual que el álbum, es conceptual.

Está considerada como una de las mejores películas de la historia en el género musical, debido a ese exhaustivo análisis de la psique del protagonista, además de la belleza de las imágenes y los recursos estéticos que beben del surrealismo.

2 – Calle 54 (Fernando Trueba)

Película/documental dirigida por Fernando Trueba que se desarrolla en el entorno del jazz latino, presentando a músicos de diferentes generaciones en su ambiente de trabajo, con muchísima naturalidad y mostrándonos a la vez su lado humano y su faceta artística.

Entre otros nombres, nos encontramos con Michel Camilo, Bebo y Chucho Valdés, Tito Puentes, Horacio el Negro… Hay momentos simplemente sublimes. Probablemente, uno de los mejores documentales realizados en el mundo.

3 – Scott Pilgrim contra el mundo (Edward Wright)

Película «indie» que se mueve entre la comedia y la acción. El argumento, tremendamente original, trata sobre la lucha que ha de mantener el bajista canadiense de un grupo punk-rock contra los ex-novios de una chica neoyorkina para que ella pueda dejar su pasado atrás.

Las luchas son literales, al más puro estilo tekken o dragon ball. La música tiene una presencia constante, haciendo constantes referencias al mundo de la música punk, rock, indie…

4 – Rock Star (Stephen Herek)

Película basada en la llegada a la cima y consagración de un cantante de heavy metal en los 80, con constantes referencias a la vida de Tim «Ripper» Owens, cantante de Judas Priest y Iced Earth.

Se basa en la vida de un chico que tiene una banda tributo y termina triunfando en la banda a la que rinde homenaje, tras sustituir a su cantante original. Sin embargo, termina abandonando esa forma de vida al percatarse del daño que le está haciendo.

Recibió ciertas críticas por el final, que no desvelaremos, pero que supone un prejuicio bastante marcado contra el heavy metal y los músicos del estilo, si bien la película está muy bien llevada en muchos planos. La B.S.O. es fabulosa, conjugando temas clásicos con temas de la banda Steel Heart (que en la película se llama Steel Dragon), si bien en la película las voces e instrumentos están interpretadas por músicos como Zakk Wylde, Jason Bonham, o Jeff Scott Soto.

http://www.youtube.com/watch?v=fUk1Wn-q3OU (el video tiene spoiler)

5 – Bird (Clint Eastwood)

Se trata de una biografía del genial músico de jazz Charlie Parker rodada por el sempiterno Eastwood. El saxofonista es interpretado por Forest Whitaker, ganador de un oscar, que trata de mostrar al mundo el carácter torturado de Parker, quien siempre tuvo graves problemas con las drogas y el alcohol.

La película cosechó excelentes críticas. Es sabido que Eastwood es un amante a ultranza del blues y el jazz. No obstante, es músico de ambos estilos, al igual que otros directores de Hollywood (como Woody Allen, clarinetista de jazz) y ha realizado documentales sobre estos estilos.

 

También te puede interesar: