KingSpirit

KingSpirit

Hoy estoy un poco lento, la verdad. No me apetece demasiado que se me dispare la adrenalina ni que me sobre energía por todos sitios.

¿Qué tal si mezclamos un poco de la sensibilidad de la escena del punk rock de Seattle de los 90 con el rock desértico de California, unos cuantos solos de blues, un poco de improvisación y un sentido magnífico del ritmo en los tempos lentos?; ¿qué tal si nos unimos hoy Lunes un poco a KingSpirit?.

Pues si, es claramente el camino a seguir, estos Dublineses antes llamados Burn In Me hacen ese tipo de música que tanto disfruto. Un Power Trio que bebe del blues más bestia y de la música bestia más melódica. Y me alegra tanto ver nuevas generaciones con ese tipo de gusto por la música.

Burn In Me (su EP) está lleno de detalles emocionantes, de ritmos que ya conoces pero que vas a volver a disfrutar de su mano. Manejan la intensidad y la melodía como les da la gana durante cuatro canciones que harán que cada vez que acabe uno de sus temas estés ansioso por empezar con el siguiente. De momento mi favorito con diferencia y sin hacerles ascos a los demás es claramente Inject:

https://www.youtube.com/watch?v=BvmS3y5Tm7o

Y con esta canción especialmente pasa algo muy interesante que os pido, ya casi como favor, no cometáis el grave error de juzgar su trabajo sin haber esperado a que el tema acabe. Porque el rey de(l) Espíritu tiene mucho que decir y no podréis valorar su mensaje hasta que acabe de hablar.

Pero es que sus otras tres historias no tienen desperdicio ninguno. Y os diré algo, es fácil saber cuándo estás delante de una banda que te encantaría ver en directo cuando, al menos en estudio, sólo son tres y no echas de menos ningún otro instrumento.

En KingSpirit no falta nada, no hay huecos que rellenar, no hay mucho espacio para poner de tu parte; es una de esas bandas que uno puede coger de la mano y sencillamente llevarse llevar por lo bien que lo hacen.

Si nunca habéis tenido esa experiencia, podéis hacerlo hoy mismo escuchando el EP de estos Irlandeses en su BandCamp e incluso contribuir a la buena salud de la música bien hecha aportando lo que os cuesta una cervecilla comprando su EP. Y como siempre también, os podéis dar una vuelta por su FaceBook o su Twitter.

Os dejo, me llaman en otra parte.

También te puede interesar:

AD Bestias

Agarradme la mano, compañeros y compañeras, crucemos una vez más el oceano.

Hoy nos vamos hasta Rosario, Argentina; hoy nos vamos a estar un rato con AD Bestias.

AD Bestias me está encantando, de principio a fin y el disco es de estos que ni siquiera hay que digerir, como los buenos licores, entra sólo, siempre quieres más y poco a poco vas notando sus efectos en ti que se incrementan cuanto más los consumes.

Vamos a ello:

 

 

¿Véis lo que os digo?. Un país como el suyo que tantos grandes artistas de rock ha parido tenía que criar a AD Bestias. Una máquina de riffs a medio camino entre el blues oscuro y lisérgico y el rock clásico. Una batería contundente que acaba de rematar el bajo y un cantante que lo es y además es liricista mandando sus mensajes, de los que merece la pena escuchar cada palabra.

Y esa pasión por el rock y las canciones bien  hechas redundan en que, como siempre, es difícil ponerle etiquetas al espíritu. ¿Es rock?, ¿es blues potente?, ¿es un poco punk?, ¿es grunge?, ¿es stoner?.

Es un poco de todo eso y bastante más lectores y lectoras.

Así que no os quedéis pensando estas tonterías y orbitad hacia su BandCamp donde podéis disfrutar de los ocho temas que componen su disco homónimo, su nuevo lanzamiento, Malinche y descargaros su excelente trabajo al precio que vosotros creáis conveniente.

O como es normal, pasaros por su FaceBook y ver a que se dedican estos músicos de Rosario.

También te puede interesar:

Tsar Bomba

¿Vosotros sabéis lo que fue la Bomba del Zar?. ¿No?. ¿Cómo que no?.

Preparaos.

La Bomba del Zar fue una bomba de hidrógeno desarrollada en la Unión Soviética y ostenta el dudoso premio de haber causado la mayor detonación nunca realizada por manos humanas.

El caso es que la bomba era tan enorme que no era utilizable con motivos bélicos, si no que era más un proyecto de investigación… y propagandístico. En aquellos años de Guerra Fría que la Unión Soviética tuviese una bomba gigante acojonaba mucho.

Y Silent Queen es la detonación del grupo de hoy amigo y amiga lector. Una detonación sónica. Otra joya del Stoner Rock desde París. El disco es tan bueno, está tan bien hecho, es tan interesante y tiene tantos matices que no sé ni por dónde empezar.

No sé si hablaros de los geniales riffs que tienen tanto color de stoner rock como de sludge como de metal clásico o hablaros del bajo que se sale de las clásicas líneas de repetir la guitarra aportando líneas de melodía explosivas, o de la batería que es una ametralladora directa a tu tímpano. Si tuviese que empezar por algún lado probablemente lo haría por Cédric Marcel que es la encarnación de Laney Staley vomitando el corazón al más puro estilo Phil Anselmo con matices de el primer disco de Pist. On (su primer disco es una joya no-stoner que no os deberíais perder) mezclado con un estilo propio demoledor que le da tanta personalidad al grupo que está convirtiendo el trabajo de estos parisinos en una clásico instantáneo y uno de los discos que más feliz me está haciendo traeros este año.

Pero como siempre, no dejéis que sea yo quien os cuente cómo son, experimentadlo por vuestra cuenta:

¡Oh! ¡si! ¡nenes y nenas!. Y ahora, os vais derechitos a su BandCamp y no sólo podéis disfrutar del disco entero (Enter The Void es algo increíble) si no que os podéis bajar el disco entero gratis. ¿GRATIS?. ¡GRATIS!.

Pero a estos franceses me los apunto yo para seguirlos en todo lo que hagan a ver si hay oportunidad porque su trabajo promete un directo brutal.

Haceos, haceos sol, hijos e hijas mías, dejad que este calor y esta luz entre en vosotros porque al ritmo del Stoner Rock, semana a semana no dejamos de caminar por este sendero polvoriento e incierto.

También te puede interesar:

Seattle Rain

¿Os acordáis cuando hace mucho tiempo empezábamos por el principio y poco a poco hemos ido explorando distintos destellos del prisma complejo que es este genero?.

Durante todo este tiempo, varias veces hemos hablado de cómo en su génesis este estilo musical que alcanzó reconocimiento en Palm Desert rápidamente que os traigo todos los Lunes se daba mucho la mano con lo que crecía mucho más al norte en el mismo país, en Seattle. A poco que uno preste atención se nota muchísimo en los primeros discos de Soundgarden.

Bueno, pues es espíritu, intacto, inmaculado y con toda su energía, ¡vive en Córdoba!, amigos y amigas, lectores todos, enamorados de la música sucia y potente.

Seattle Rain son antiguos en mi playlist, pero no por los medios que suelo compartir con vosotros todos los Lunes. Os explico, hace un par de años estaba yo buscando grupos del otro género músical que más me mueve, el grunge, en Jamendo y me tope con ellos.

No os voy a mentir, mi primera reacción fue: «¿Un grupo de grunge de Córdoba?, esta es buena» y a los pocos segundos tuve que avergonzarme en mi soledad delante de la pantalla y echarme la bronca por ser tan prejuicioso. Aquel día empecé a escuchar Redish de Seattle Rain en Jamendo (escucha gratuita)y durante muchísimo tiempo volví una y otra vez a ellos porque su EP de cuatro canciones era (y es) magistral. Un grunge hecho tal que no tiene absolutamente nada que envidiar a temas de las mejores épocas de la escena del punk-rock de Seattle. Me encantó. Mucho.

Sólo me quedó lamentar no haberlos conocido antes, porque de su EP no tengo ni una sóla crítica que hacer, es perfecto. En mi música recurrente se quedaron barajando la posibilidad de liarme la manta a la cabeza, mudarme a Córdoba y pedirles por favor, por favor, que me dejasen tocar con ellos o… ¡qué se yo!, conseguirles conciertos, montarles el escenario… en fin, uno es apasionado por naturaleza y Seattle Rain me dio en lo más íntimo de mi debilidad musical.

Pero el tiempo pasa y uno es bastante inquieto musicalmente, he vuelto cada cierto tiempo a ellos, pero he estado bastante liado con otras cosas así que no les he seguido mucho la pista.

Pero el Martes pasado, estaba yo haciendo una campaña de reconocimiento por BandCamp y me los encuentro a ellos de nuevo. ¡Pero no con Redish! con su nuevo EP de hace un par de meses. Y como os podéis imaginar me abalancé sobre él.

Esto me encontré:

¡Tsch!, ¡Escocés!, ¡no flipes!, ¡esto es más grunge que stoner!.

Si estás pensando eso ahora mismo, amigo lector, amiga lectora es que nos hemos conocido durante poco tiempo. A estas alturas ya deberíamos saber que las etiquetas son muy útiles para colocar los discos en las estanterías de las grandes superficies.

En mi mundo la música se divide en buena y mala.

La de Seattle Rain es muy muy buena.

Si, es cierto, es mucho más Soundgarden que Kyuss, más Alice In Chains que Sleep, más lluvia que desierto, eso es indiscutible, pero es la sensibilidad de esa época la que han capturado en su música y en sus letras. Y ya no es sólo que esté fantásticamente capturada, es que todo se mezcla en su EP sin ninguna fisura, sin dejar ni un sólo hueco, sin un sólo cabo suelto. Pero vamos, en cuanto acabéis de deshaceros de vuestros prejuicios pues os dais una vuelta por su tercer tema Daze In Dawn y me contáis qué tal, por ejemplo.

Storm Outbreak & The Desert Diaries es su EP, cuatro temas, algo más de media hora repartida en cuatro temas que os cambiarán esta semana, las siguientes y muchas más a poco que no tengáis un ladrillo por tímpano.

Cuatro temas de guitarras potentes, bajo omnipresente, batería hipnótica y una voz que ya la quisiera alguno de aquellos cantantes de Seattle para si hoy en día. Cuatro composiciones que os van a atrapar y a transportar a un universo que no querréis abandonar y del que lo único que podríais lamentar es que se os haga tan corto como a mi.

Por si fuera poco, lo podéis escuchar gratis en Jamendo y en BandCamp y lo podéis descargar. Cuidado que os veo, si, lo podéis descargar a 0 Euros, pero no me jodáis, ¡que es un disco cojonudo!. Si este EP nacido en Córdoba no merece unos cuantos Euretes no sé qué pensar de cuánto nos gusta la música. Pensad que semana tras semana no os traigo precisamente a productos de grandes discográficas; os traigo músicos y apunto hacia su trabajo y unas entradas os gustarán más que otras, pero no me negaréis que siempre es un trabajo honesto hecho desde el corazón y en todos ellos yo noto pasión y amor por la música. Eso vale algo, amigos y amigas. Vale mucho.

Bueno, aparte de esto, también os podéis dar una vuelta por su FaceBook o su MySpace y dejar que el depósito de lluvia de Seattle que sigue viva en Córdoba os empape.

Y ahora os dejo, me voy a enganchar la guitarra que estoy inspirado.

También te puede interesar:

Foo Fighters – Foo Fighters (1995)

En abril de 1994, Kurt cobain, líder de Nirvana, fallece luego de un largo periodo de depresión y abuso de drogas. Debido a este evento, la banda se disuelve. El baterista, Dave Grohl, decide tomar varias canciones que había compuesto durante su estadia en nirvana, que no se las había mostrado a los demás miembros porque no eran acordes al estilo de la banda;  y graba algunas canciones más (todos los instrumentos fueron tocados por él, exceptuando la guitarra en X-static). Dave lanza estas canciones bajo el nombre Foo Fighters, debido a su afición por los fenómenos paranormales.

Al ver que este disco tiene éxito, decide formalizar el proyecto, por lo que recluta a miembros para formar la banda. Este hecho viene acompañado de la creación de su discografíca, Roswell Records.

Un disco que retrata la esencia de Foo Fighters, simple pero con una fuerza increíble, nos trae un aire fresco y positivo. Podemos ver en este la faceta de Grohl como compositor, que en mi opinión, es muy buena.

Canciones:

Disco 1

«This is a Call«

«I’ll Stick Around«

 «Big Me«

«Alone + Easy Target»

«Good Grief»

«Floaty»

«Weenie Beenie»

«Oh, George»

 «For All the Cows«

«X-Static»

«Wattershed»

«Exhausted»

 

Disco 2

«Winnebago»

«Podunk»

«How I Miss You»

«Ozone»

«Gas Chamber»

«Buterflies»

También te puede interesar: