Paissano

Paissano

Sentirás la distorsión girando alrededor

Pues si, alrededor, por la izquierda, por la derecha, por babor y estribor. Desde el frente desconocido y todo eso oscuro que uno deja detrás.

Me pasa algo a mi con la música en español (en todos sus colores y sabores) y es que no crecí escuchándola. Tan sencillo como eso, sencillamente no estuve suficientemente expuesto a ella según iba descubriendo, fagocitando y procesando música.

Sin embargo a veces uno se encuentra grupos, bandas que hablan en el mismo idioma que tú, no sólo musical si no también en la misma lengua y supongo que aunque es el neocortex el que procesa el lenguaje, algo debe acariciar en mi centro límbico, porque esas bandas me traspasan y se instalan tranquilamente en mi repertorio al que volver una y otra vez.

Estoy seguro que Paissano van a ser una de esas bandas. El lenguaje que utilizan en las letras es sólo uno de los motivos.

Como comentaban en el documental Global Metal y yo mismo hace bastantes entradas, una de las cosas fascinantes de estos generos musicales es que no está.

Sencillamente no existe, no te puedes exponer a él por accidente, no puedes escuchar una hit en la radio o de fondo en un anuncio y que de repente te empiece a gustar, las revistas especializadas no están precisamente muy visibles, los programas de radio no se emiten en horas de máxima audiencia. La búsqueda tiene que ser proactiva, es íntima, entre amigos, entre familiares, de manera casi oscurantista. Y sin embargo te puedes ir a cualquier país del mundo (cuando viajo y tengo tiempo lo hago) y a poco que sepas algo de este mundo te lo encuentras pronto. Te encuentras las tiendas, los bares, las salas de concierto… en fin, simplemente existe al margen de la realidad musical.

Si nos fuéramos a Argentina podríamos tener la suerte de encontrarnos con el grupo de hoy y podríamos disfrutar de un sonido muy muy stoner mezclado un poquitín con algunos detalles grunge. Con una sección rítmica impecable, un regusto por la psicodelia, un cariño evidente por el riff y un tono en general de esos de viaje estelar que viene dispuesto a traspasarte el alma.

A mi, un grupo que a partir de su segundo tema que mete en su album debut es instrumental ya me mola, por definición. Me deja muy claro qué planteamiento tienen con la música y cuál es su propuesta y de hecho Carretera y Ali Baba son dos temazos imprescindible en su disco homónimo que os irán preparando cogiéndoos de la mano para pasearos por la particular visión que Paissano tiene del universo hasta llevaros a El Embustero y De Los Magos que para mi, son el climax de la primera parte del disco dejándoos en un estado de ánimo indescriptible y anticipando lo espectacular del viaje durante los siguientes cinco temas (que no veáis cómo empieza esto a partir de Vienen Marchando).

El resto del disco os lo escucháis que si no, os lo destripo, pero ahí va un adelanto:

El disco está calentito, acaba de salir, el disco no te lo puedes perder, el disco se te va a enganchar a las tripas y no te va a soltar hasta haberte dado un buen viaje y dejarte exhausto.

¡Qué joyitas me encuentro para traeros música aquí cada Lunes, amigos y amigas!.

Y si tu no lo estás escuchando ya mismo es porque no te da la gana, porque si te vas a su BandCamp no sólo puedes escuchar gratis su disco, como siempre, si no que además te lo puedes descargar gratis y de premio te apuntan a su mailing list para que estés al día de lo que pasa en el Universo del Paissa. Pero vamos, que también os podéis dar una vuelta por su MySpace o por su FaceBook para comentarles lo buenísimo que es su trabajo.

Tenemos psicodelia, desierto, rock, distorsión, coros y atmósferas delirantes para rato, compañeros.

Y aunque el calor aún no haya llegado, cuando venga os dará en toda la cara y os agotará.

Que no os pille sin buena música que escuchar.

También te puede interesar:

Isaak

En Italia también hay stoner rock amigos y amigas.

Hoy os traigo uno de los grupos que tenía en la reserva como “clásicos instantáneos” pero voy a aprovechar el evento de esta semana pasada para presentároslos hoy.

Antiguamente conocidos como Ghandi’s Gunn, estos italianos han fichado (a finales del año pasado) por Small Stone Records como Isaak y ha sido este mes de Marzo que han relanzado su discazo: The Longer The Beard, The Harder The Sound.

Antes de enrollarme, el musicote:

http://www.youtube.com/watch?v=Wx6DrjEck6c

Como veis, esta semana stoner rock del de pura cepa, del de riff gordo y cantante ronco que os harán mover los pies tanto como la cabeza.

A mi el tema que me enganchó para no volver a soltarme fue el que os pongo en el vídeo, pero de verdad que el resto del disco no tiene desperdicio ninguno.

Pero es que encima tienen un gusto espectacular para versionar, y si no echadle una oreja al tema Fearless y si no sabéis de quién es la versión, buscad, buscad. Pero por si fuera poco, anda en su disco una por la que sienta una debilidad mucho mayor: Wrathchild.

Y además, como habéis visto en el vídeo tienen una contundencia brutal, todo suena perfectamente empastado, cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. En definitiva doce temas de los que, como yo, no sabréis con cual quedaros.

Se han pasado dos años de gira por todo el mundo y es en estos casos que me alegro mucho que hayan firmado con una discográfica de referencia en estos temas como es Small Stone; oye, si uno se anima a participar del circuito de la industria, hacerlo bien.

Y lo están haciendo de puta madre.

Como dicen en su propio BandCamp… el rock está servido.

Podéis escuchar el disco completo como siempre en su Bandcamp y como siempre también, comprarlo. Eso si, tiene precio standard de Small Stone Records, 10 dolaretes o daros una vuelta por su FaceBook para preguntárles cómo se consigue un sonido tan gordo y tan contundente, tan rockero, tan bestia y seguir siendo melódicos a lo largo de doce temas y que no sea malo ninguno.

También te puede interesar:

Halmos

Halmos

Crudo, pesado, lento, sucio, potente, riff, fuzz.

Son palabras alrededor de las que gravito cada semana encajadas dentro de seis o siete párrafos.

 

Añadid Atlanta, EE.UU. y ya tenéis la banda de esta semana.

Hoy os traigo a Halmos. Y como todas las semanas trato de aportar un poquito de variedad, esta semana creo que me vais a querer más, que me voy a ganar un poquito más vuestro tímpano.

Si bien es cierto que el stoner rock crece teniendo los pies muy enterrados en el abono primigenio para el metal que fue Black Sabbath, las ramas de Halmos han crecido fuertes, pero extrañas y retorcidas.

Halmos, tiene su toquecito grunge que yo tanto valoro (muy poquito, la verdad, pero incluso ellos mismos citan a los Melvins como grupo de referencia), pero tiene además una batería y una voz que me hace pensar sin yo querer en un thrash old-school cámara lenta.

Los riffs, en general son puramente stoner rock (Patterns) y sin embargo el disco desprende una atmósfera doom o sludge o… ¡joder! ¡para no gustarme las etiquetas bien que las uso!.

Vamos a escribir con el estómago, el disco es un agujero negro. Es un vórtice de ritmo lento y de oscuridad, pero no por ello es menos potente y agresivo. De hecho la mayor parte de los temas son un bofetón sónico del que venís aquí buscando cada semana como los esclavos musicales que somos.

Preparad la mejilla, que voy:

Ya, ya sé que dura 26 minutos. Es un concierto entero. ¿Qué queréis?, esta gente sólo tiene dos vídeos uno es este directo y el otro es un refrito de sus temas en plan anuncio. y me daba pena descartar esta banda por el vídeo.

Bueno, a lo que vamos, que el disco merece varias escuchas y si os animáis además a comprarlo, además de escucharlo gratis, lo podéis hacer como siempre en su BandCamp y como siempre, también, os podéis pasar por su FaceBook para preguntarles, por ejemplo, qué oscuros motivos les han movido a hacer desaparecer de la faz del universo digital su EP anterior, como pienso hacer yo.

Ya llega el buen tiempo, amigos, id desempolvando las gafas de sol, que dentro de poco toca volver a ensuciarnos la vista.

También te puede interesar:

Motherslug

Motherslug

 

Bueno, seamos medio serios. ¿Qué sabemos de Australia?.

Vale, eliminad todos esos tópicos que se os han venido a la cabeza. ¿Qué nos queda?.

Pues en este momento estaréis con una cantidad mayor o menor de información dependiendo de vuestra cultura general que os puede dar el éxito y la fama en programas como Saber y Ganar.

Pero si estáis leyendo esto, muy probablemente uno de los denominadores comunes a vuestra “tormenta cerebral” grupal a la que os acabo de empujar sin vosotros querer es que todos sabemos que en Australia hay rock and roll del bueno.

Y claro, como también tienen desiertos pues también tiene que haber Stoner Rock.

La banda que os traigo hoy, Motherslug, es de esos vinos que entran solos, es una de esas cervezas en una tarde sofocante estival, es tu aperitivo favorito, es una buena serie de la que pillas un capítulo por casualidad en la tele.

Su E.P. homónimo es corto y además se hace muy corto porque como todas las cosas que os he comentado no necesitaréis más de un pequeño bocado para querer acabarlo y luego volver a por más.

Yo hace algún tiempo que me empiezo los discos de manera no lineal, que a veces el orden de las canciones está muy bien elegido y alguna vez me ha jodido un buen disco. En en este caso he comenzado por Rollin’. Y he podido saborear inmediatamente la distorsión crujiente, el rock añejo, el groove oscurillo de otra época y sobre todo buen rock. Pero es que la canción que va marcando su paso cadencioso y te pone en el sendero de la batería machacona a paso casi militar (como estará el suave movimiento de vuestras cabezas si la estáis escuchando) progresa y en poco tiempo el tema muta, evoluciona y os abandona en un vacío rítmico en el que os quedaréis flotando explorando las melodías de estos Australianos.

No os preocupéis que Motherslug vuelven a por vosotros al poco tiempo con más ruido para traeros de vuelta al plano desértico del rock.

A partir de ahí no he podido dejar de escuchar los cuatro temas, muchas veces. Todos los temas son geniales, todos combinan en una mezcla equilibrada todo lo que conocéis sobre el rock con todo lo que no conocéis de su atmósfera y su melodía.

Ahora mismo la que me tiene “enbuclado” en su E.P. es Space Man en un viaje trans-fisico en el que da gusto acompañar a esta gente, oiga. ¡Qué viaje!, ¡qué historia!, ¡qué final más sólido!.

Como siempre, podéis escuchar su E.P. de media hora larga en su BandCamp y como siempre también, pasaros por su FaceBook para comprar un ticket a su próximo viaje fuera de esta realidad que conocéis y odiáis.

La semana que viene más, que por esta ya os he contado demasiado y debo callar.

Vosotros aún no lo entendéis, pero semana a semana vamos ascendiendo la ladera de Mammoth y aún no sabemos qué encontraremos en el vórtex que nos aguarda en nuestro destino.

También te puede interesar:

Chivo

Chivo

“El stoner rock gusta a veteranos gordos y a cachorros imberbes”

Esto lo he sacado de la descripción del grupo que está en FaceBook, ¿cómo se os queda el cuerpo?.

Bueno, yo creo que el espectro de audiencia que busca los sonidos del desierto es más amplio pero eso os lo voy a dejar a vosotros, que me llevéis la contraria y mantengáis un animado debate con vosotros mismos en la carcel de vuestras propias cabezas. Yo, personalmente no me veo ni en el primer grupo ni en el segundo, pero no les voy a llevar mucho la contraria que sus dos discos me gustan mucho. Así que callo.

Afortunadamente, pues, el grupo que os traigo hoy amigos y amigas, no se define como un grupo de Stoner Rock exactamente; aunque la verdad es que el desierto está ahí, el riff árido e hipnótico está ahí, la voz desgarrada está ahí, el bajo bien presente está ahí. Pero coincido con los dueños del trabajo que os voy a recomendar hoy en que no son sólo Stoner.

Hoy os traigo a Chivo.

Una banda de aquí aunque por el sonido y lo elaborado de los temas pueda no parecerlo. Ellos son de Portugalete-Barakaldo y se definen así: “A nuestro estilo lo llamamos rock ‘cantankerous’ (malhumorado, pendenciero), o sea rock arisco con fuzz“.

¡Cómo me mola la descripción!. Y lo digo sin sarcasmo, ¿eh?. Es que como ya hemos hablado varias veces, es la industria la que necesita poner etiquetas a las cosas para poder colocarlas en baldas en las tiendas. Pero a nosotros no nos hacen falta y a los creadores de la música tampoco. Y cuando te pones creativo con los temas es difícil encajarlos en una sóla categoría.

A mi Chivo me suenan un poquito a Stoner, si. Y un poquito a Doom también. Pero es que además me tienen cautivadito el corazón porque sobre todo me suenan a los grupos de los 90 que les gustaba la música de los 70 (a mi es que esto de saltar en el tiempo de 20 en 20 años me gusta mucho). Y para muestra un botón:

Me vais a decir que no suena a rock revisitado hace veinte años y despojado de todo lo que sobra para dejarlo desnudo, puro y potente (cada vez que paso por Feed The Show o por Falling Away vuelvo un par de veces sobre ellas).

Cantankerous Rock son 10 temas bien hechos, trabajados, crudos, potentes que no te puedes perder esta semana si es que quieres escuchar rock bien hecho directo a tu tímpano.

Pues este bofetón de distorsión, ritmo y potencia que viene desde el Norte de España lo podéis escuchar totalmente gratis como podéis descargar su primer disco de la misma manera. El segundo lo tendréis que pagar si lo queréis bajar, pero a un precio imbatible, como siempre en el BandCamp de la banda.

Y también es podéis pasar por su FaceBook o su MySpace por si le queréis decir algo a la oreja a este Chivo del Norte que hace música que apunta al Sur.

También te puede interesar: