Switchblade Jesus

¡Ay!, amigos y amigas.

¿Qué define lo que somos?, ¿qué define lo que hacemos?.

¿Es innato?, ¿nacemos con ello?. ¿Está nuestro destino escrito en un libro polvoriento bajo una duna del desierto y simplemente recorremos nuestro camino pasando por todos los puntos que nos esperan?. ¿O por el contrario el horizonte de posibilidades, aunque Dios no juegue a los dados, es prácticamente infinito y sucumbe al principio de incertidumbre con cada pequeña decisión que tomamos?.

Yo no lo sé. Vosotros no lo sabéis tampoco, no me jodáis.

Switchblade Jesus tampoco lo sabe. Pero yo si que sé que si creces en una ciudad en Texas que se llama Corpus Christi y te mondas una banda tienes pocas alternativas, pero en cualquiera de ellas tienes todas las papeletas para hacerlo bien.

La banda que os traigo hoy, por supuesto se ha entregado a las arenas, al polvo, al groove y a esa música hecho con una cerveza en la mano donde el ritmo y el “rollo” que ninguno sabemos definir bien ha de ser omnipresente.

Y lo han conseguido, ¡oh, si!, en verdad, en verdad os digo que escuchar Switchblade Jesus en esta mañana calurosa de Lunes es probablemente de las mejores decisiones que podáis tomar. Y si el resto de vuestra vida se ve modificado por esta decisión, bienvenido sea. Y si está todo fijado… ¡coño!, ¡entonces no os preocupéis, no podéis hacer nada!.

Vamos a meterle el dedito en la oreja al destino:

http://www.youtube.com/watch?v=PPxdHH2Y8Bw

Qué ritmo más rico, ¿eh?. Esto tejanos saben de lo que hablen. Ellos no hablan de etiquetas, no crea que sepan muy bien definir qué música hacen. Hacen rock. Del que mola. Punto (a mi, en concreto Equinox, me… me pone bambú).

Hermanos y hermanas de este oculto culo, démosnos las manos y preparemos en compañía nuestros sentidos para la venida del Jesús afilado, porque lo que bien suena purifica nuestra alma, antes, ahora y siempre.

Así que peregrinemos hasta el BandCamp de Switchblade Jesus para gozarlo escuchando gratis su disco y meditemos también en las múltiples posibilidades de los tiempos modernos visitando su Blog, su FaceBook, su Twitter, su Instagram o si queremos unirnos un poco a la fiebre consumista cotidiana su BigCartel para comprarles algo.

Sudad, sudad malditos, os advertí de que el calor llegaría y aquí está.

Y ha venido para quedarse.

También te puede interesar: