Soundcrawler (Escucha gratuita y compra al precio que quieras)

Soundcrawler

¡Qué año ha sido este, amantes del Stoner!

No podríamos haber elegido año más propicio para traeros Lunes a Lunes los mejores discos que orbitan alrededor del stoner rock, stoner metal, doom, southern… como os dé la gana llamarlo.

 

Os acompañamos en Nochebuena con mucho cariño y con riffs instrumentales de la mano de unos científicos instrumentales y hoy, Nochevieja estamos aquí de nuevo, esta vez con una joya de las que al principio no brilla tanto como debiera, pero que a medida que la vas mirando, poco a poco comienzan a refulgir sus brillantes betas, su pulido, su belleza.

Francia, ese país en el que Stoner tiene una cierta voz propia es el lugar de nacimiento de Rémy, Paul y Clément, vamos de Soundcrawler y de su disco The Sandcrawler.

Hace poco me comentaba un coleguilla que no veía esa conexión entre el grunge de finales de los 80 y el Stoner Rock, y en cuanto publique esta entrada se la mandaré por correo porque Soundcrawler están exáctamente en ese punto, con un pie en el grunge y otro en el stoner pero inmersos en un sonido oscuro de riff potente y pegajoso, sólido y contundente.

Pero como siempre, no me creáis, experimentadlo por vosotros mismos:

Ese que habéis escuchado es el quinto tema de su disco, seis temas llenos de energía pero de la oscura, de la densa, de la que mola en definitiva. Ahora mismo mi tema favorito, el que continúo escuchando en bucle es My Mind Is Going Away (por esa oscura beta que tengo que me inclina al bucle triste) pero lo cierto es que ninguna de las otras cinco pistas tiene desperdicio ninguno.

El disco suena bien, suena muy bien, ¡qué coño!, suena genial y me ha extrañado leer en otras opiniones por ahí que la carencia del disco es su linealidad, cuando yo he interpretado que ese enlace entre unos temas y otros era precisamente premeditado con la intención de conseguir la atmósfera que los hace más stoner que ninguna otra cosa.

Para mi, The Sandcrawler es un cañonazo de principio a fin de los que da pena que se acabe, abre con un bofetón de distorsión y potencia durante los tres primeros temas, luego nos deja respirar un rato y llegamos al último tema cansados, drenados y relajados. Pero con ganas de volver a subirnos ay volver a notar el vértigo hipnótico de sus temas.

Hacedme caso, si a la primera no cuaja, dadle un par de vueltas más, algunos trabajos, como sabéis necesitan tiempo para empapar, pero una vez que os haya engullido su gusano de arena gigante os va a suceder que no sabréis salir y muy probablemente no querréis tampoco como a mi.

Pero como todos somos mayorcitos y tenemos opinión propia, ¿no será lo mejor que escuchéis enterito y gratis su disco en BandCamp?

Además os lo podéis bajar pagando el precio que vosotros creáis más justo (o incluso nada si así lo consideráis). ¿Qué más queréis para la última noche del año?.

Y si os manejáis en la lengua de Madame Curie, podéis echarle un vistazo a su Facebook o disfrutar de su música también en su SoundCloud

El 2012 se acaba hoy, en trece horas y he disfrutado de cada entrada que he compartido con todos vosotros. He pensado en vosotros cuando he estado escuchando discos y he pensado: “Esto para el Lunes que viene”. He disfrutado de cada entrada y mandándole mensajes a los grupos que os ido trayendo, involucrándome un poco con ellos.

He descubierto la cantidad de música maravillosa que hay ahí fuera esperando que vayáis a buscarla, la cantidad de talento, de ilusión, de buen hacer, de buen rollo y sobre todo de buen gusto que hoy por hoy está en la red esperando que lo escuches.

En  el 2013 seguiremos, el 7 de Enero comentaremos lo que os han dejado los Reyes Majos y os traeremos de regalo atrasado un nuevo disco que podréis disfrutar.

Pero mientras, podéis despedir el año con Soundcrawler, con buen humor e inundados de la mejor música, porque con el alma bien alimentada, nada puede salir mal.

Os deseo que mañana comencéis el mejor año que podáis recordar.

 

También te puede interesar: