Seattle Rain

¿Os acordáis cuando hace mucho tiempo empezábamos por el principio y poco a poco hemos ido explorando distintos destellos del prisma complejo que es este genero?.

Durante todo este tiempo, varias veces hemos hablado de cómo en su génesis este estilo musical que alcanzó reconocimiento en Palm Desert rápidamente que os traigo todos los Lunes se daba mucho la mano con lo que crecía mucho más al norte en el mismo país, en Seattle. A poco que uno preste atención se nota muchísimo en los primeros discos de Soundgarden.

Bueno, pues es espíritu, intacto, inmaculado y con toda su energía, ¡vive en Córdoba!, amigos y amigas, lectores todos, enamorados de la música sucia y potente.

Seattle Rain son antiguos en mi playlist, pero no por los medios que suelo compartir con vosotros todos los Lunes. Os explico, hace un par de años estaba yo buscando grupos del otro género músical que más me mueve, el grunge, en Jamendo y me tope con ellos.

No os voy a mentir, mi primera reacción fue: “¿Un grupo de grunge de Córdoba?, esta es buena” y a los pocos segundos tuve que avergonzarme en mi soledad delante de la pantalla y echarme la bronca por ser tan prejuicioso. Aquel día empecé a escuchar Redish de Seattle Rain en Jamendo (escucha gratuita)y durante muchísimo tiempo volví una y otra vez a ellos porque su EP de cuatro canciones era (y es) magistral. Un grunge hecho tal que no tiene absolutamente nada que envidiar a temas de las mejores épocas de la escena del punk-rock de Seattle. Me encantó. Mucho.

Sólo me quedó lamentar no haberlos conocido antes, porque de su EP no tengo ni una sóla crítica que hacer, es perfecto. En mi música recurrente se quedaron barajando la posibilidad de liarme la manta a la cabeza, mudarme a Córdoba y pedirles por favor, por favor, que me dejasen tocar con ellos o… ¡qué se yo!, conseguirles conciertos, montarles el escenario… en fin, uno es apasionado por naturaleza y Seattle Rain me dio en lo más íntimo de mi debilidad musical.

Pero el tiempo pasa y uno es bastante inquieto musicalmente, he vuelto cada cierto tiempo a ellos, pero he estado bastante liado con otras cosas así que no les he seguido mucho la pista.

Pero el Martes pasado, estaba yo haciendo una campaña de reconocimiento por BandCamp y me los encuentro a ellos de nuevo. ¡Pero no con Redish! con su nuevo EP de hace un par de meses. Y como os podéis imaginar me abalancé sobre él.

Esto me encontré:

¡Tsch!, ¡Escocés!, ¡no flipes!, ¡esto es más grunge que stoner!.

Si estás pensando eso ahora mismo, amigo lector, amiga lectora es que nos hemos conocido durante poco tiempo. A estas alturas ya deberíamos saber que las etiquetas son muy útiles para colocar los discos en las estanterías de las grandes superficies.

En mi mundo la música se divide en buena y mala.

La de Seattle Rain es muy muy buena.

Si, es cierto, es mucho más Soundgarden que Kyuss, más Alice In Chains que Sleep, más lluvia que desierto, eso es indiscutible, pero es la sensibilidad de esa época la que han capturado en su música y en sus letras. Y ya no es sólo que esté fantásticamente capturada, es que todo se mezcla en su EP sin ninguna fisura, sin dejar ni un sólo hueco, sin un sólo cabo suelto. Pero vamos, en cuanto acabéis de deshaceros de vuestros prejuicios pues os dais una vuelta por su tercer tema Daze In Dawn y me contáis qué tal, por ejemplo.

Storm Outbreak & The Desert Diaries es su EP, cuatro temas, algo más de media hora repartida en cuatro temas que os cambiarán esta semana, las siguientes y muchas más a poco que no tengáis un ladrillo por tímpano.

Cuatro temas de guitarras potentes, bajo omnipresente, batería hipnótica y una voz que ya la quisiera alguno de aquellos cantantes de Seattle para si hoy en día. Cuatro composiciones que os van a atrapar y a transportar a un universo que no querréis abandonar y del que lo único que podríais lamentar es que se os haga tan corto como a mi.

Por si fuera poco, lo podéis escuchar gratis en Jamendo y en BandCamp y lo podéis descargar. Cuidado que os veo, si, lo podéis descargar a 0 Euros, pero no me jodáis, ¡que es un disco cojonudo!. Si este EP nacido en Córdoba no merece unos cuantos Euretes no sé qué pensar de cuánto nos gusta la música. Pensad que semana tras semana no os traigo precisamente a productos de grandes discográficas; os traigo músicos y apunto hacia su trabajo y unas entradas os gustarán más que otras, pero no me negaréis que siempre es un trabajo honesto hecho desde el corazón y en todos ellos yo noto pasión y amor por la música. Eso vale algo, amigos y amigas. Vale mucho.

Bueno, aparte de esto, también os podéis dar una vuelta por su FaceBook o su MySpace y dejar que el depósito de lluvia de Seattle que sigue viva en Córdoba os empape.

Y ahora os dejo, me voy a enganchar la guitarra que estoy inspirado.

También te puede interesar: