Ruby The Hatchet


Otro Lunes más, amigos y amigas.

Otro Lunes más que necesitamos algo nuevo que escuchar, que buscamos el trabajo de otras personas que hayan vibrado en la misma frecuencia que nosotros y hayan decidido modificar la línea de la historia con su pequeña (o no) aportación al mundo.

 

Y lo de hoy es bueno, ¡oh, si!. En verdad, en verdad os digo que lo vais a gozar.

Stoner rock… mucho hemos hablado del sitio del que viene, el sitio al que va, por dónde ha pasado, con qué se ha mezclado y quién lo ha hecho.

Pero volviendo a las raíces de lo esencial, todo queda en coger un puñado de riffs, que sean buenos, escribir unas letras que quieran decir algo y empaparlo todo de ese, no sé muy bien cómo definirlo, ese sonido, ese matiz por el que parece que llega a nosotros al final de un viaje muy largo.

Lo estaba pensando ahora y no me parece mala definición, hay discos que claramente empiezan el viaje, lo que os traigo a mi siempre me deja la sensación de estar viniendo de algún sitio.

Ruby The Hatchet es el grupo de hoy, Ouroboros es el disco que sacaron a finales de 2012. Han publicado un nuevo tema ahora, pero es que el disco entero del año pasado me parece tan bueno que os lo he tenido que traer.

Rock and roll duro, denso, del que nace de la juventud de Sabbath (fuzz, riff, groove), directo y sin escrúpulos.

Rock ‘n’ Roll del que te hace mover los pies, que hace que la cabeza te de vueltas e inspira sitios que no has visitado con gente que no conoces. Bueno y este rollete de pelis antiguas, símbolos prohibidos y esoterismo místico desértico y lisérgico:

A mi el tema que me tiene enganchado es The Lean, por lo potente del riff, por lo honesto de su energía, por ese órgano tan setentero y porque… porque si, porque me mola y punto. Como siempre voy a dejaros a vosotros que descubráis el disco y animaros a que lo hagáis porque no os vais a arrepentir, esto seguro. Pero cuando lo hagáis deteneos un rato también en Holy Father y dejad que la voz de Jillian os haga viajar, viajar, viajar, viajar…

Como siempre, el disco lo podéis escuchar gratis en su BandCamp, descargarlo al precio que consideréis oportuno (y aunque yo no lo haría, gratis también), y como siempre también podéis daros una vuelta por su Facebook, su Twitter o su página oficial para estar enterados y al día de lo que hace o deja de hacer este grupo de Philadelphia.

Coon esto yo creo que tenéis para toda esta semana de resaca de días festivos e inicio del periodo estival.

Pero si no es así, hacédmelo saber para el Lunes que viene que os volveré a dar más duro donde más os duele, en el tímpano.

También te puede interesar: