Review “Beyond the common ground” – Jan Cyrka

¡Buenas a todo el mundo! Hoy os voy a hablar de un disco que me impresionó muchísimo hace unos años: Beyond the common ground, del genial músico Jan Cyrka.

Es un álbum auto-producido que se lanzó al mercado en 1992, revolucionando el panorama de shredding que reinaba en toda Europa en la década de los noventa. Contiene once temas en los que Cyrka va desde estilos duros con fraseos “asesinos” de guitarra hasta las baladas más delicadas, por las que es más conocido. De este modo, en temas como Western eyes o The equaliser, podemos escuchar una guitarra rockera que recorre mil notas y que parece gritar en cada bending y en temas como I remember o From your lips, un toque mucho más delicado con un gusto sublime en la elección de cada nota con una expresión cuidadísima. Aun no teniendo una técnica demoledora, destaca por sus fraseos cañeros y su excelente uso de la palanca, así como por su expresión tan personal: la guitarra habla por sí sola en cada tema.

En el disco se aprecia una gran labor compositiva, ya que cada tema está elaboradísimo: un montón de guitarras con diferentes melodías, rítmicas rockeras pero no convencionales, líneas de bajo muy inteligentemente compuestas que se asocian con la batería… No es el típico disco de shredder de los 90’s donde “hay una base y el guitarrista toca encima”, sino que todos los instrumentos se ponen de acuerdo para trazar un camino en cada tema. Se pueden apreciar muchas influencias de Steve Vai y Joe Satriani; el mismo Jan Cyrka admite ser un gran admirador de éstos y haber dedicado muchas horas a estudiar sus técnicas y expresividad, así como a su sonido en estudio.

El sonido está cuidado hasta el más mínimo detalle, se entiende cada instrumento por separado, no hay choques de frecuencias (el bombo no se mezcla con el bajo, pese a ser una auto-producción), las guitarras suenan poderosas y el bajo y la batería constituyen una base sólida y compacta que rellena todos los huecos.

Recomiendo muy seriamente la escucha de este pedazo de álbum, pues, aun siendo fan incondicional de Vai y Satriani, nunca he escuchado algo así. Este disco, a mi gusto, está perfectamente a la altura de Passion & Warfare y de The Extremist. Es una auténtica maravilla, sólo tenéis que escuchar la intro en un buen equipo de música a volumen considerable y esperar a que empiece la fiesta.

También os recomiendo sus otros dos discos: Spirit y Prickly Pear, aunque son mucho más relajados y priman las baladas, con la novedad de que hay temas cantados y alguna versión.

También te puede interesar: