Red Desert (escucha gratuita)

Red Desert

El lenguaje, amigos y amigas.

El lenguaje es difícil de usar, eso es así.

El idioma al menos, que lenguajes hay muchos.

¿A que todos habéis experimentado esa sensación de no encontrar las palabras adecuadas para describir algo que tenéis en la cabeza?. Una sensación, un color, una reacción, ese… algo que se escapa entre los dedos cuando lo quieres poner en palabras.

El sonido es algo difícil de describir con palabras, si habláis con un música es bastante fácil que se os pierda demasiado pronto en palabras ambiguas que para él no significará lo mismo que para vosotros.

Hay un cierto tipo de sonido que cruje. Que es sucio y cortante. Y como además es afilado, os disecciona el estado de ánimo llenándolo todo de algo nuevo que vibra. Y como además es polvoriento se os mete en los ojos y en las orejas llenándolo todo.

Ahí os queda esa definición. Bueno, pues ese sonido podría sellar el trabajo del grupo de hoy, Red Desert. Ellos son de Minneapolis y no han venido al mundo musical a inventar lo que ya está inventado. Ellos ya saben lo que les gusta, saben lo que os gusta, viven en ello y os quieren invitar, así que como ponen en su BandCamp: “Afina grave. Súbelo. Riffea”. Ya, ya sé que esa castellanización de Riff es para matarme, pero es lo que hay, amigos y amigas.

Decía Hesse, que la mejor manera de vencer las enfermedades del cuerpo y del alma no es rebelarse contra ellas, porque el cuerpo es suficientemente listo como para vencerlas así como la mente. Que la mejor manera de vencerlas es abandonarse y darse a ellas para poder mirarlas a los ojos.

Abandonáos al polvo desértico conmigo una semana más.

Porque Red Desert han sacado su primer disco, Damned By Fate. Nueve temas llenos de groove, de sludge, de distorsión burra, de melodía, de riffs potentorros creados en los 70 y pulidos a día de hoy. Baterías potentes y bajos percusivos (qué bajo más guapo se gastan estos señores) con una voz muy melódica que os va a encantar.

¿No me creeis?.

¿A que ahora si?.

Pues es todo así, lisérgicos lectores, es todo así de bueno. Es un disco con muy pocas sorpresas, pero oye, cuando uno encuentra algo bueno, ¿por qué querría cambiarlo?. Tiene sus momentos más intensos, sus momentos más psicodélicos, sus momentos más sludge, pero no os esperéis otra cosa más que stoner/sludge del potente repartido en 9 temas.

A mi, en concreto, Blind Crossing me tiene enamoradito. Cosa del regusto que tengo por la escena de Seattle de los 90, supongo. Pero estoy seguro que cada uno de vosotros va a encontrar su propio espacio en este Damned By Fate. Sé que lo haréis porque sencillamente este disco no os lo podéis perder.

Lo podéis escuchar como siempre en su BandCamp, dónde también podéis comprar este discazo que al cambio vienen siendo unos 5 Euretes o en su ReverbNation y además si os mola el rollo de la copia física, comprarlo en la página de su discográfica.

Y cuando hayáis decidido si queréis escuchar o apoyar un poquillo a este grupazo, os podéis pasar por su Facebook a contarles vuestras cosas.

Estamos malditos por nuestro destino y por eso buscamos la manera de escapar, compañeros y el que esté libre de esta maldición que tire la primera piedra… hacia el nuestro, para romperlo.

Algunos pintan, otros escriben, otros no hacen nada pero se les nota el alma en la cara como decía Bukowski. Esta semana podéis quemar vuestras maldiciones al ritmo de la bruja sagrada de Damned By Fate de Red Desert.

La semana que viene, más.

También te puede interesar: