Motherslug

Motherslug

 

Bueno, seamos medio serios. ¿Qué sabemos de Australia?.

Vale, eliminad todos esos tópicos que se os han venido a la cabeza. ¿Qué nos queda?.

Pues en este momento estaréis con una cantidad mayor o menor de información dependiendo de vuestra cultura general que os puede dar el éxito y la fama en programas como Saber y Ganar.

Pero si estáis leyendo esto, muy probablemente uno de los denominadores comunes a vuestra “tormenta cerebral” grupal a la que os acabo de empujar sin vosotros querer es que todos sabemos que en Australia hay rock and roll del bueno.

Y claro, como también tienen desiertos pues también tiene que haber Stoner Rock.

La banda que os traigo hoy, Motherslug, es de esos vinos que entran solos, es una de esas cervezas en una tarde sofocante estival, es tu aperitivo favorito, es una buena serie de la que pillas un capítulo por casualidad en la tele.

Su E.P. homónimo es corto y además se hace muy corto porque como todas las cosas que os he comentado no necesitaréis más de un pequeño bocado para querer acabarlo y luego volver a por más.

Yo hace algún tiempo que me empiezo los discos de manera no lineal, que a veces el orden de las canciones está muy bien elegido y alguna vez me ha jodido un buen disco. En en este caso he comenzado por Rollin’. Y he podido saborear inmediatamente la distorsión crujiente, el rock añejo, el groove oscurillo de otra época y sobre todo buen rock. Pero es que la canción que va marcando su paso cadencioso y te pone en el sendero de la batería machacona a paso casi militar (como estará el suave movimiento de vuestras cabezas si la estáis escuchando) progresa y en poco tiempo el tema muta, evoluciona y os abandona en un vacío rítmico en el que os quedaréis flotando explorando las melodías de estos Australianos.

No os preocupéis que Motherslug vuelven a por vosotros al poco tiempo con más ruido para traeros de vuelta al plano desértico del rock.

A partir de ahí no he podido dejar de escuchar los cuatro temas, muchas veces. Todos los temas son geniales, todos combinan en una mezcla equilibrada todo lo que conocéis sobre el rock con todo lo que no conocéis de su atmósfera y su melodía.

Ahora mismo la que me tiene “enbuclado” en su E.P. es Space Man en un viaje trans-fisico en el que da gusto acompañar a esta gente, oiga. ¡Qué viaje!, ¡qué historia!, ¡qué final más sólido!.

Como siempre, podéis escuchar su E.P. de media hora larga en su BandCamp y como siempre también, pasaros por su FaceBook para comprar un ticket a su próximo viaje fuera de esta realidad que conocéis y odiáis.

La semana que viene más, que por esta ya os he contado demasiado y debo callar.

Vosotros aún no lo entendéis, pero semana a semana vamos ascendiendo la ladera de Mammoth y aún no sabemos qué encontraremos en el vórtex que nos aguarda en nuestro destino.

También te puede interesar: