Las versiones que nos hicieron músicos.

Todos los que nos dedicamos a la música, más si ésta es nuestra fuente de ingresos, tenemos un grupo, un disco, un tema que nos empujó a decidir que la melomanía iba a ser nuestra musa y nuestra perdición.

En esta entrada tan personal yo les voy a a hablar de la canción que hizo, a la tierna edad de 5 años, decidir que la melodía iba a ser la batuta que regiría mis pasos en la vida.

Ésta fue el Child in Time de Deep Purple, la consecución perfecta de acordes que llevó a decir, con lengua infantil de trapo, que yo quería cantar como Ian, que yo quería saber quemar el alma de los oyentes como lo hacía el cantante de los Púrpura Profundo, que quería formar parte de la historia de la música.

Hace 22 años, este ejemplo de la perfección compositiva, me empujó a decidir sufrir toda mi vida. Si merece la pena, juzguen ustedes, damas y caballeros.

También te puede interesar: