Death Valley Driver (escucha gratuita)

Death Valley Driver

A estas alturas de la historia, imagino que todos tenemos bastante claro en qué terrenos se mueve el Stoner Rock o Stoner Metal en el 2012, o lo que queda de él.

El Stoner Rock, como tal en su más pura esencia, hemos ido viendo Lunes a Lunes que se empieza a gestar en el 82 y comparte semilla con la misma génesis del movimiento grunge aunque se parece bastante poco. El Stoner Rock (luego llamado desert rock, entre otras cosas), coge el groove, el ritmo y el riff de los primeros Blue Cheer, MC5, Stooges entre otros muchísimos grupos y por supuesto de los Sabbath.

No ha sido un genero que haya tenido un seguimiento comercial particularmente marcado y eso le ha permitido ir mutando alegremente combinándose con otros generos y cambiando de sonido, de temática y actitud.

Si hoy tuviese que hacer una gran clasificación de los grupos que hoy dicen que hacen Stoner Rock o Stoner Metal haría dos grandes equipos dentro de este estilo (ya sabéis lo poco que me gustan las etiquetas).

Los que se han dedicado más a crear atmósferas envolventes y melodías hipnóticas, de ritmo lento y lisérgico y los que se han quedado con lo machacón del riff repetido una y otra vez y lo han endurecido lanzándotelo a la cara.

Death Valley Driver son, claramente del segundo equipo.

La verdad es que tengo sentimientos encontrados con este grupo de Halifax, algunos de los temas no soy capaz de escucharlos una sóla vez porque me parecen sencillamente geniales y sin embargo en otros mi interés decrece una barbaridad (afortunadamente son sólo un par… pero es que el disco tiene ocho).

– Bueno, ¿y si no es un disco excelente, estupendo y fantástico por qué lo compartes?.

Pues porque las partes que captan mi interés lo hacen de una manera brutal. Death Valley Driver combina lo que más me gusta del Stoner (el riff y ese sonido un poco Southern) con un sonido y una voz del thrash más moderno y un groove en general que poco tiene que envidiarle al de los Corrosion of Conformity, por ejemplo.

El disco dura un asalto, la verdad, ocho temas que se pasan rápido (son cortitos) pero es que además la energía y la velocidad que tienen te hace experimentar que los temas son una bofetada tras otra de distorsión, energía y mala baba de la que mola.

Para muestra un botón, esta vez, para el vídeo he escogido una actuación en directo que no es que suene particularmente bien, pero podéis ver ahí sin trampa ni cartón como se las gasta esta gente:

¿Ya os habéis partido el cuello y se os han inyectado un poquillo los ojos en sangre?.

Eso está muy bien, muy probablemente esa era la idea que tuvieron en mente Dan Hodgson, Ric Rumbolt, Ryan P. Gallant, Ray Blaquiere y Nick Doucette cuando grabaron estos ocho temas que hoy tenéis a un click de distancia para escuchar gratis en su BandCamp.

El disco, también lo podéis comprar a través del mismo BandCamp por unos cinco Euretes más o menos que pese a que un par de temas me den un poco igual y el sonido del disco no me entusiasme, el conjunto del trabajo de Death Valley Driver vale bastante más de ese dinero y merece muchísimo la pena sólo por la energía y la potencia que tienen y usan para daros con ella en toda la cara.

Yo me los apunto para seguirlos, porque este, ahí donde lo véis es su primer trabajo (nada de EP’s, ni demos ni nada… ocho temas, así del tirón) y estoy seguro que su siguiente disco, de haberlo, será absolutamente genial y espero que con una producción un poquito mejor (cuánto más mayor me hago, más tonto me pongo con estas cosas) pero también podéis estar actualizados sobre lo que hacen, sus giras y sus conciertos en su ReverbNation y en su Twitter

¿La semana que viene qué os tocará, subidona (como hoy) o bajona?.

Vamos, que no sé si acabar el año con Stoner Rock de este burro o del introspectivo y melódico en el que os podéis perder mientras consumís sustancias.

Se aceptan sugerencias.

También te puede interesar: